Dron estadounidense asesinó a diez afganos inocentes y no terroristas, según investigación

Entre la familia asesinada había siete niños. El supuesto terrorista cargó agua y no explosivos
Foto: Twitter @evanhill

El pasado 29 de agosto, Estados Unidos gestó un ataque con drones en Kabul, Afganistán, asesinando a un hombre y nueve integrantes de su familia. Una reciente investigación sugiere que eran inocentes y no terroristas como asegura el Pentágono.

Según el New York Times, el afgano era un ciudadano pacífico que trabajaba para una ONG estadounidense y no el conductor de un coche bomba.

El pentágono asegura que el ataque “eliminó una amenaza inminente” asesinando al hombre que pertenecía al Estado Islámico del Gran Jorasán o ISIS-K.

Dicha organización se atribuyó el atentando al aeropuerto de Kabul del pasado 26 de agosto donde murieron 170 personas, incluidos 13 soldados estadounidenses.

El diario establece que el conductor Zemari Ahmad era un ingeniero eléctrico de 43 años que desde 2006 trabajaba en la ONG estadounidense Nutrition and Education International (NEI), dedicada a luchar contra la malnutrición en Afganistán.

Testimonios de al menos una docena de familiares y compañeros de trabajo, así como videos de cámaras de seguridad, se contraponen a la versión del Pentágono.

También se documentó que el hombre cargó a su vehículo recipientes con agua y no explosivos. Además ese día transportó compañeros hacia sus trabajos.

El Pentágono afirma que el día del atentado al aeropuerto el sujeto asesinado visitó una casa de seguridad del Estado Islámico, cargando su vehículo con explosivos.

“Se continúa evaluando el ataque. Ningún otro ejército trabaja más duro (…) para prevenir bajas civiles”, argumentó John Kirby, portavoz del Pentágono.

Foto: Twitter @LaCosmoRevista

Se explicó que el ataque se basó en buena inteligencia eliminando una amenaza inminente para el aeropuerto, protegiendo a civiles que trabajaban en dicha instalación.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO