¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Disparan contra base de transporte público en Guerrero: 2 muertos y 4 heridos

Un comando atacó un paradero de camionetas en Chilpancingo, Guerrero la mañana de este domingo 29. Con rifles de asalto AR-15, dispararon contra tres Urvan estacionadas y en espera de pasaje y se dieron a la fuga. Murieron dos personas, una mujer y un hombre, y cuatro resultaron heridas.

La mañana del domingo 29 de julio, todo ocurría como se esperaba de un domingo cualquiera a las 7 de la mañana en las inmediaciones del Mercado Baltazar R. Leyva Macilla en Chilpancingo.

En el paradero de camionetas Urvan, de la ruta Chilpancingo-Chichihualco, había una fila de personas esperando subir y trasladarse de vuelta al municipio, a una hora de distancia de la capital. Dentro de una camioneta estaba una pareja de campesinos de 70 años, una madre y sus dos hijos y otras personas más.

Entonces, un comando llegó y, con rifles de asalto, disparó contra las tres camionetas que se encontraban en el paradero. (Vía: El Sur)

El campesino de 70 años logró empujar a un familiar suyo al piso y la madre, de 35 años, alcanzó a proteger lo más que pudo a sus hijos, pero tanto Don Abraham como María Rosario murieron por los impactos de bala.

Uno de sus hijos fue herido pero se recupera en un hospital de Chilpancingo, así como las otras tres víctimas que salvaron la vida. (Vía: Reforma)

En entrevista telefónica con La Jornada, Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, etiquetó este ataque como un “acto terrorista” contra la población civil.

El problema (al menos jurídico) es que en México, la definición de ‘terrorismo’ es, cuanto menos, laxa: en el Código Penal Federal se determina como tal cualquier acto violento por cualquier medio que ‘produzca alarma, temor o terror en la población’ con la intención de atentar contra la Seguridad Nacional. (Vía: Código Penal Federal)

Y la Seguridad Nacional se define por el Cisen como “las acciones destinadas de manera inmediata y directa a mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado Mexicano” (Vía: Cisen)

Haya sido o no (jurídicamente hablando) un ataque terrorista, fue sin duda un ataque aterrador y sin justificación.

Ese mismo día, unas horas después, el gobernador Héctor Astudillo Flores, estrenaba un libramiento entre Chilpancingo y Chichihualco, esa misma ruta que seguirían las camionetas atacadas en la mañana.