Internas acusan de tortura y violación a director de Cereso y a su pareja

El viernes pasado se publicaron los videos de internas del Cereso de Chetumal. Las mujeres denunciaron las amenazas de muerte y el maltrato físico y psicológico que han sufrido a manos de otra reclusa. Todo bajo el conocimiento del entonces director del penal Eliezer Reyes Chaidez, quien ya fue separado de su cargo.

La Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo cesó a Reyes Chaidez, sin embargo, se aclaró que esto no lo exime de responsabilidades penales en caso de comprobarse las acusaciones.

Uriel Córdova Martínez fue nombrado nuevo director del penal, a quien se le instruyó “la aplicación inmediata de medidas de seguridad para las mujeres que efectuaron los señalamientos, a quienes se tiene en áreas especiales para su protección y cuidado, así como la garantía de respeto a sus derechos humanos“, agregó la SSP en un comunicado. (Vía: Sin Embargo)

Yanze Rodríguez Yáñez es la mujer que, según las denuncias, las golpeó y obligó a pelear entre ellas, las violó con desodorantes y amenazó con reubicarlas en otro penal o matarlas. Supuestamente, Rodríguez Yáñez tiene una relación con Reyes Chaidez y se rumora que está embarazada, por lo que tiene más privilegios que las demás.

“Hoy fui amenazada por Yanze Rodríguez Yáñez y su pareja, el director de este penal en Chetumal”, dice una de las internas. “Muchas mujeres vivimos oprimidas por ellos dos, les tenemos que servir, tenemos que hacer todo lo que ellos digan, nos hacen pelear entre nosotras, no tenemos libertad de religión, nos están causando mucho daño a nuestras familias”.

Otra mujer denuncia a Rodríguez Yáñez de amenazar con matarla y hacer pasar el asesinato como un suicidio, cosa que ya ha pasado con otras internas. Cuenta que tuvieron que robar el celular para poder grabar los videos y hacer pública su denuncia: “Esto ya que tenemos miedo la mayoría de las internas y vivimos oprimidas”, dice. “Yo solo quiero que se me dé un trato normal como a cualquier interna, que me dejen participar de mi religión y que me dejen estudiar”.

Por: Redacción PA.