Para una diputada zacatecana, las violaciones se reducen… con malla ciclónica

Iris Aguirre, diputada plurinominal por el Partido Encuentro Social en Zacatecas, pensó que una de las mejores formas de “proteger” a las niñas y mujeres que están siendo atacadas en la comunidad tepehuana de Valparaíso era… entregar malla para cercar sus casas.

Iris Aguirre regala malla a pobladores para proteger a ‘sus niñas’

Por lo general, las estadísticas de abuso y agresiones sexuales en México tienden a apuntar que los atacantes forman parte del mismo núcleo familiar, que el peligro está en la casa. Pero cosas como los datos y las estadísticas no afectan la forma como la diputada plurinominal por Fresnillo, Zacatecas, Iris Aguirre, hace política.

En una publicación en su perfil “institucional” de Facebook, la acción de entregar, así como así, material de construcción a punto de iniciar un proceso electoral federal se complica, y mucho, por la forma como se refiere a las mujeres y niñas agredidas: las cercas que se construirán con malla ciclónica serán para “prevenir de esta manera que sigan entrando a violar a sus niñas.”

Sus niñas.

La publicación del 30 de octubre, rápidamente ganó críticas sobre el oportunismo de la diputada y contra “los que ala aplauden”. Apenas hoy, hace un par de horas, tuvo que sacar otra publicación, justificando su acción: no fue su idea, sino de los pobladores de Valparaíso, Zacatecas, ella sólo respondía al llamado de la ciudadanía como legisladora preocupada que es. Según su misma “aclaración”, la demanda penal llevó a la detención de tres sospechosos, incluso uno fue agarrado in fraganti, mientras, supuestamente, trataba de raptar a una menor. (Vía: Facebook)

Aguirre se hizo popular por defender las medidas anti-migrantes de Donald Trump en el pleno del congreso zacatecano (al grado de haber sido bautizada por las redes como #LadyTrump). (Vía: El Universal)

https://youtu.be/Q1fvjoqPx_E

En un hermoso giro irónico que sólo puede pasar en el sistema legislativo mexicano, la diputada es secretaria de la comisión de la Niñez, la Juventud y la Familia. Al menos algo sabemos claramente: ahí dentro nada pasa por el ojo de la perspectiva de género.