Descubren bacterias que pueden limpiar el océano de hidrocarburos

hidrocarburos

El desarrollo de este instrumento biotecnológico se lo debemos a Sergio Valdivia Rivera, estudiante de maestría en Ciencias en alimentos y Biotecnología del Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca (ITSTB), en el estado de Veracruz, quien dentro de su investigación de tesis, está desarrollando un proyecto de consorcios microbianos que degradan hidrocarburos.  Dichas bacterias se multiplican a partir de los aceites extraídos del mango y la papaya, así como de otros residuos agrícolas, por lo que en realidad su producción es barata debido al bajo costo de sus insumos.

El origen de estas bacterias son normalmente los mismos sitios, pero el tema aquí es buscar las condiciones idóneas para que estos organismos se multipliquen a tal magnitud que sea posible limpiar las aguas de contaminantes provenientes de hidrocarburos. La biorremediación que es de lo que se trata este proyecto, se especializa en generar sistemas de biorreacción provenientes de distintas fuentes económicas de carbono, con el fin de buscar y optimizar las condiciones de crecimiento de distintos microorganismos; particularmente en el caso de esta investigación se busca generar fuentes de carbono a partir de desechos provenientes de la región, tales como los huesos de papaya y mango.

De tal forma, mediante una técnica llamada cromatografía de gases se buscará analizar las aguas contaminadas de mantos acuíferos como el  río Coatzacoalcos, el río Hondo, el río Tamiahua, la laguna de Catemaco, la laguna Real, entre otros, dicha técnica, permite encontrar presencia de hidrocarburos en concentraciones muy pequeñas, la proporción es de un mililitro de hidrocarburo en mil litros de agua. Ya diagnosticado el cuerpo de agua, se aplicará una muestra de microorganismos, la cual actuará separando los compuestos contaminantes de los orgánicos.

Este proyecto es sumamente importante ya que podría ayudar a reducir los contaminantes en zonas de fuerte actividad petrolera como Veracruz, en donde la presencia de hidrocarburos en los mantos acuíferos ha resultado en un progresivo deterioro de los ecosistemas marinos. En ese sentido, los microorganismos utilizados para limpiar las aguas utilizan distintas moléculas como el dióxido de carbono, algunos iones metálicos  y oxígeno para ir paulatinamente degradando el hidrocarburo a compuestos más sencillos molecularmente hablando que son menos contaminantes.

Los aceites sacados de estos desechos orgánicos tienen un efecto rápido sobre los contaminantes, ya que surten efecto casi después de su aplicación, de hecho, después de 3 días, el hidrocarburo ya se degradó en un 40%. Según los desarrolladores, este sistema es capaz de generar 100 gramos de inóculo microbiano, lo que permitiría limpiar hasta 14 toneladas de suelo en al rededor de 15 días; el método consiste en tomar muestras de los microorganismos de las zonas contaminadas, para alimentarlos con las fuentes de carbono y finalmente cultivarlos en biorreactores con control de temperatura, oxígeno y PH. Sin duda esta investigación es un parteaguas para lograr reducir de manera considerable los contaminantes provenientes de actividades económicas relacionadas a la producción de petróleo y sus derivados, las cuales han deteriorado de manera muy fuerte los ecosistemas. (Vía: El Financiero)