¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Diputados desayunan frente a rarámuris sin ofrecerles nada [VIDEO]

Si ustedes terminan en una reunión donde sus anfitriones están desayunando, ¿no esperarían que les ofrecieran algo, así fuera un café? Si ya de por sí no atender esta regla es más que descortés, ahora imaginen que la descortesía se la hagan funcionarios de gobierno a un grupo rarámuri, sin ningún empacho y sin ninguna pena.

El martes 6 de febrero, un grupo de indígenas rarámuri se reunió con la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso de Chihuahua para denunciar el desinterés de las autoridades sobre abusos que han sufrido en la colonia Fundadores, en la capital del estado. La delegación indígena fue recibida mientras los diputados desayunaban y nadie, absolutamente nadie, les ofreció ni café ni un pan ni nada.

Según Proceso, los rarámuri fueron citados en el piso 18 del recinto legislativo. El gesto de los legisladores, grabado y difundido en redes sociales, provocó indignación entre los usuarios, quienes los acusaron de insensibles y de no tener tacto. Por si no queda claro: se les señala por ser muy pinches maleducados.

En el video, en medio del sonido de los cubiertos y las imágenes de legisladores entrándole a su platillo sin tantita pena, la diputada perredista Crystal Tovar Aragón dijo que era una vergüenza el trato que la Fiscalía General del Estado de Chihuahua les había dado cuando los rarámuri se acercaron a denunciar abusos cometidos contra la comunidad.

Ante la condena contra los integrantes de la Jucopo, Pedro Torres Estrada, diputado de Morena, ofreció una disculpa donde reconoció que fue una vergüenza la conducta de la Junta, pero condenó que se desviara la atención sobre la denuncia de los rarámuri.

Y vaya disculpa, ahora resulta que quien falla son los usuarios que recriminaron la conducta de los acaudalados legisladores, que reciben a sus invitados –que batallan con abusos– sin siquiera ofrecerles un vaso de agua o dejar de llenarse la boca y escuchar atentamente las denuncias.

Esta indignante imagen nos recordó los tiempos en que el Consejo de Indias recibía las peticiones de indígenas, forzándolos a rogar mientras ellos comían con cubiertos de plata. ¿Algo ha cambiado en 500 años?