Delfines buscarán a las últimas vaquitas marinas: el plan es reproducirlas en cautiverio

Como una medida de emergencia y quizá la única oportunidad para salvar a la vaquita marina, delfines de la Armada de Estados Unidos rastrearán a los ejemplares endémicos para que sean llevados a un santuario y evitar su extensión, es decir sean criados en cautiverio. Esta es una de las estrategias del Programa Vaquita Conservación, Proteción y Recuperación.

En mayo de este año se estimó que sólo quedaban 30 ejemplares del cetáceo. Su principal amenaza es la pesca ilegal de totoaba, otra especie endémica en peligro de extinción, pues entre las redes la vaquita queda atrapada.

Vidal Francisco Soberón, secretario de Marina, informó que el objetivo es evaluar las posibilidades de, en caso de encontrar vaquitas marinas, reproducirlas en cautivierio. 

La primera expedición se realizará en 11 de octubre y la búsqueda durará un mes. Los cuatro delfines: Andrea, Fathom, Katrina y Splash, y un equipo de especialistas se adentrarán en el Alto Golfo de California a bordo de tres embarcaciones, “llegarán a los sitios en donde los hidrófonos han registrado sonidos de vaquitas y si los delfines saltarán si detectan a algún cetaceo”. (Vía: El Universal)

¿Qué pasará si se localiza a una Vaquita Marina?

Como ya te habíamos mencionado, la intención del gobierno es reproducir a la vaquita, para lo cual serán trasladadas a la Estación Marina de Búsqueda, Rescate y vigilancia ubicada en San Felipe, Baja California.

Cuando los cetáceos sean llevados al santuario pasarán 40 horas en una carpa para que su salud y signos vitales sean monitoreados, posteriormente serán traslados al santuario marino que tiene un radio de 45 metros. 

La estación se divide en dos partes, una terrestre donde habrá laboratorios y oficinas; y una marina en donde en teoría estarán las vaquitas.

Observaciones que hacen de esta medida un verdadero reto

  • Esta es una de las especies de cetáceos más pequeñas, un macho adulto apenas alcanza los 50 centímetros.
  • Son especies de difícil avistamiento pues sólo permanecen no más de 40 segundos en la superficie.
  • Se estresan con facilidad.
  • Se agrupan en pequeños grupos de tres ejemplares.
  • Las vaquitas sólo tienen un cría cada dos años. (Vía: Animal Político)

 

Parece ser que el programa tendrá muchos retos a vencer pero quizá el más difícil será combatir directamente la pesca y el tráfico ilegal de totoaba, infinidad de científico argumentan que esta es la verdadera forma de salvar a a la vaquita marina.

Mientras las multas y penas para la pesca de totoaba sean insignificantes y no exista una veda total en la región de Baja California, ni delfines entrenados y los miles de dólares invertidos en esta medida, podrán encontrar la cadena de impunidad que sigue permitiendo la caza de totoaba y por lo tanto la extinción de la vaquita marina.