Ser dama de honor, el nuevo deporte extremo en China

Es una labor tan demandante que ya hay firmas que ofrecen el servicio de damas de honor profesionales

Sabemos que ser dama de honor puede ser un trabajo extenuante y difícil, pero jamás pensamos que podría ser mortal. Las bodas tradicionales en China exigen un esfuerzo tan grande por parte de las damas de honor, que contratar a una profesional ha comenzado a ser una opción popular para las novias chinas.

Los deberes de una dama de honor en las bodas tradicionales chinas, los cuales incluyen saludar a cada uno de los invitados —a veces incluso posar con ellos para a una foto—,  y beber todo lo que le sea ofrecido a la novia, ya cobraron la vida de una joven en la ciudad de Wenchang en septiembre pasado. De acuerdo con los medios locales, la joven murió porque bebió una cantidad exorbitante de alcohol en representación de la novia, (Vía Time Magazine).

Esta no es la única situación que pone en riesgo a las damas de honor, pues también están sujetas al acoso verbal y físico, y al abuso sexual. Según un artículo especial de la revista Time, una boda típica en la China contemporánea  (aquí  puedes leer más sobre el tema) contempla la reunión de familiares, amigos, y colegas, en torno a un banquete. Las damas deben estar presentes en todo momento y son responsables de crear una atmósfera “festiva”.

Hoy, las damas de honor son vistas como parte de la parafernalia de una boda, al igual que el banquete; entre más damas haya y mayor sea su belleza, más poder se le asocia a la familia que organiza la boda.

En muchos casos de abuso, verbal  y sexual, las mujeres prefieren no presentar una denuncia por miedo a la vergüenza pública, o para no arruinar sus posibilidades de contraer matrimonio en el futuro.

Ante esta situación hay más de 50 firmas dedicadas a la organización de bodas, que ofrecen en su paquete de contratación los servicios de una dama de honor, ¿esto es solucionar el problema o perpetrar la idea de que puede comercializarse con el cuerpo de una mujer?

Publicidad