Dallas amanece de luto tras tiroteos: cinco policías murieron

Ayer por la noche, durante una protesta del movimiento Black Lives Matter en contra de la brutalidad policial por el asesinato de dos ciudadanos afroamericanos, un grupo de francotiradores iniciaron un tiroteo contra los policías que custodiaban la manifestación (como aquí te contamos). El saldo del ataque fue de cinco agentes muertos y nueve personas heridas, de las cuales 7 son agentes y 2 civiles.

Todavía no se ha dado información sobre la identidad de los francotiradores y lo único que se tiene sobre sus motivos son especulaciones. Aunque ya se ha anunciado que hubo tres detenciones y que uno de los sospechosos perdió la vida, se sabe que este último sospechoso se atrincheró en un garage.

Según medios como El País ABC News, el jefe de la policía de Dallas, Michael Brown, afirmó que la policía usó un robot bomba luego de que las negociaciones con este último sospechoso no llevaran hacia ningún lado.

Hace unos instantes se acaba de identificar a unos de los francotiradores como Micah X Johnson de 25 años, hasta el momento es todo lo que se sabe sobre él.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, habló esta mañana desde Varsovia, donde se encuentra para atender a la cumbre de la OTAN. El mandatario calificó lo sucedido como “un ataque atroz, calculado y despreciable contra agentes de seguridad”.

Este hecho se produce en medio de una ola de violencia que ha revivido el debate sobre la brutalidad policial y los ataques a grupos demográficos como los afroamericanos.

Los asesinatos de Anton Sterling y Philando Castile, en Lousiana y Minnesota, respectivamente, hacen visible una realidad que exige ser atendida por el gobierno estadounidense: los afroamericanos son más vulnerables a la violencia ejercida por la policía.

Ayer, en medio de un anuncio que dio Obama para lamentarse sobre las muertes, reconoció que hay “hechos” que comprueban que el sistema de justicia en EEUU ejerce su fuerza indiscriminadamente hacia los afroamericanos: “Los afroamericanos y los hispanos tienen 30% más probabilidades de ser detenidos por la policía que los ciudadanos blancos”, dijo en medio del anuncio.

La indignación se propagó por todo el país y movilizó a la gente en ciudades como Nueva York, Washington, Chicago y Los Ángeles para exigir justicia. Lo que debía haber transcurrido de forma pacífica terminó en uno de los mayores ataques a agentes de la policía de la historia —el último de esta magnitud fue el del 11 de septiembre—. La matanza desató una movilización de fuerzas de seguridad por temor a nuevos ataques.

Brent Thompson

El único agente de la policía que ha sido identificado como la primera víctima del tiroteo fue Brent Thompson, de 43 años.

El más reciente anuncio de Obama pone de nuevo sobre la mesa la discusión sobre la regulación y el  control de armas: “Sabemos que cuando la gente es propietaria de armas poderosas, desafortunadamente hace que ataques como estos más letales y más trágicos, y vamos a tener que lidiar con esta realidad también” afirmó.