19 funcionarios de SSP Veracruz detenidos por desapariciones forzadas

La desaparición forzada es un tema que (afortunadamente) está retomando la agenda de la seguridad pública. Por años, se ha hablado de la implicación de las fuerzas policiales en la crisis de violencia que vive México, y derivado al caso de Marco Antonio se está reformulando el asunto y ahora, en Veracruz, se detuvieron a 19 exmandos y elementos acusados de, al menos, 15 desapariciones forzadas en el Estado. (vía: Aristegui Noticias)

Foto: Aristegui Noticias

Las desapariciones, con sus respectivos atropellos a los Derechos Humanos, fueron cometidas durante la administración de Javier Duarte y los nombres que más destacan, son los de Roberto González Meza, exdirector general de la Fuerza Civil de ese estado durante la administración pasada, y José López Cervantes también por su nombre de cuasipower ranger,  “comandante Black”, que comandó la Fuerza Especial cuando Duarte presidía Veracruz.

Así mismo, los otros 14 detenidos fueron elementos que siguen un proceso de investigación por el mismo delito desde 2016 por la administración de Yunes, quien tuvo la grandiosa idea de no darlos de baja de la compañía policiaca para que no escaparan (¡faltaba más!). Por otro lado, José Nabor Ortega Olguín Subsecretario de Seguridad Pública con Duarte, sí se encuentra prófugo y se ofrece recompensa de 1 millón de pesos por colaborar a su captura. (Vía: La Jornada)

Según un estudio hecho por Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM reveló que el 70% de la población siente desconfianza hacia los cuerpos de policía. Un número que, sumado a los casos de desaparición forzada, teniendo como un eje reciente la detención arbitraria de Marco Antonio Sánchez Flores, no ayuda en lo más mínimo en la imagen de la policía.

El delito de desaparición forzada ha sido una constante en un país que tiene entera desconfianza en los cuerpos de seguridad y que enfrente problemas de seguridad pública que son incluso más grandes que la desconfianza. Sin embargo, se denota que es un problema estructural, ligado a la corrupción y el poder que ostenta alguien con uniforme, como pasa ahora en Veracruz y como pasa, a diario, en muchos puntos del mundo.