Giran orden de aprehensión contra Karime Macías, esposa de Duarte

Pasó de merecer abundancia a merecer un juicio. Esta mañana la Fiscalía General del Estado de Veracruz ha girado una orden de aprehensión en contra de Karime Macías, esposa del exgobernador Javier Duarte, por desvío de recursos.

Desde Xalapa ya se anunció que para este caso en particular se ha solicitado la colaboración de la Interpol para que Macías, quien solicitó el divorcio a mediados del año pasado, pueda ser detenida y etraditada a México para afrontar un juicio en Veracruz.

Vale la pena mencionarse que lo último que se supo de Karime Macías fue que solicitó inciar los trámites de divorcio desde Europa. Cuando Javier Duarte fue detenido en Guatemala, Karime Macías huyó a Londres desde Colombia.

Desde entonces se han dicho muchas pero muchas cosas sobre ella y su posible papel en los crímines de su marido. Por supuesto, ninguna de estas anécdotas rebasará el cuaderno en el que ella apuntaba mantras para la buena fortuna como si fueran planas escolares: páginas y páginas de “merezco abundancia”.

El problema es que sus métodos para conseguir la abundancia fueron de dudosa legitimidad: ahora mismo se le acusa de haber usado 6 empresa fantasma para hacer compras fraudulentas para el DIF, que dirigió durante la gubernatura de su marido en Veracruz.

Hasta ahora el presunto daño patrimonial que causó ronda los 101 millones de pesos, según las carpetas de investigación abiertas, pero la suma podría ascender a medida que continúen las investigaciones, según informó el fiscal de Veracruz Jorge Winckler Ortiz. (Vía: Vanguardia)

Conferencia sobre la orden de aprehensión

En conferencia de prensa, el fiscal explicó que las empresas fantasma atribuidas a Macías hicieron compras simuladas de baños biodegradables, equipo médico, alimentos, equipos para la captación y purificación de agua, entre otros. 101 millones de pesos de cosas que hubieran sido más que útiles para muchas personas del Estado de Veracruz.

Esos bienes se pagaron pero jamás llegaron a la población vulnerable, como exponen los documentos en poder de la Fiscalía en los que contrastan con la realidad, y el recurso tampoco fue devuelto”, explicó el fiscal. (Vía: Proceso)

Como pueden ver, queridos lectores, las planas y planas que escribió Macías sirvieron de poco: ya pasó de merecer abundancia a merecer un juicio.