Cordero es impuesto por el PRI como presidente del Senado

Tras diez horas de negociación entre las bancadas del Partido Acción Nacional (PAN) y el Revolucionario Institucional (PRI) que no llevaron a nada, Ernesto Cordero fue nombrado presidente de la Mesa Directiva del Senado para el periodo 2017-2018.

La entrega anual del Informe de Gobierno coincide con el inicio de sesiones parlamentarias para el poder legislativo. Cada vez que éstas inician, se tiene que votar por alguien que presida la Mesa Directiva, esta vez, el puesto “le tocaba” al PRI, pero las negociaciones entre el partido blanquiazul y el tricolor los llevaron a “cederlo”.

Aparentemente, la negociación inicial ya venía viciada, y es que el PRI logró imponer a Ernesto Cordero para ocupar el puesto a pesar de tener en contra a casi toda la bancada de su partido. Sí, no leíste mal, querido lector: los panistas se oponen a que otro panista esté en la presidencia de la Mesa Directiva.

Apoyado sólo por otros tres: Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth y Salvador Vega Casillas, la discusión en el pleno llevó a que varios panistas acusaran de traidores y “ofrecidos” al PRI a los cuatro panistas que, la semana pasada, estaban declarando que no se sumarían a la “guerra contra el PRI” del presidente nacional panista, Ricardo Anaya.

“Les hablo a ustedes, Cordero, Lozano, Lavalle, Gil, es lamentable que mientras 34 compañeros están respaldando una propuesta tengan la lastimosa necesidad de lastimar su propia dignidad para venirle a dar los votos suficientes para que tú seas nuevamente presidente del Senado.”, exclamó desde su curul el coordinador panista Fernando Herrera. (Vía: La Jornada)

Las acusaciones también tocaron al coordinador de la bancada del PRI, Emilio Gamboa Patrón, luego de que vetara a las dos senadoras que la bancada panista había propuesto: Laura Rojas y Adriana Dávila.  (Vía: Milenio)

En respuesta, Gamboa Patrón declaró que ellos habían propuesto a Mariana Gómez del Campo, si es que los panistas no querían votar por Cordero… (¿pero quién en su sano juicio votaría por Gómez del Campo, Gamboa?, ¡¿quién?!). Varios senadores panistas señalaron que el PRI buscó posicionar a gente cercana a Margarita Zavala y al expresidente Felipe Calderón en la Cámara para las elecciones del año entrante y para facilitar la votación para garantizar el “pase directo” de Raúl Cervantes a la Fiscalía.

“Qué vergüenza, cuando 34 compañeros del PAN no están de acuerdo que tú presidas [Cordero]. Qué vergüenza que alguien venga a asumir la vicepresidencia. Qué vergüenza, porque cinco años te hacen llegar a tener cierta  con tus compañeros, qué lastima llegar de una licencia para venir a ponerse de tapete frente al PRI“, dijo desde la tribuna el panista Jorge Luis Preciado (Vía: El Universal)

Mientras, el PRI se quedó con la Junta de Coordinación Política, uno de los organismos con más poder dentro del Senado, y la bancada PRD-Morena, con el Instituto Belisario Domínguez.

¿Será que el PRI quiere terminar de dividir al PAN ante las elecciones del 2018?, ¿o tanto, pero tanto, les interesa nombrar a Raúl Cervantes al frente de la Fiscalía?