¿Cómo Twitter y Conapred trabajan en conjunto para frenar el discurso de odio?

Lo demostró la elección presidencial estadounidense de 2016, las estatales de junio pasado y se empieza a ver en estos primeros días de las precampañas presidenciales: Twitter es un espacio abierto de par en par a la resistencia, sí; pero también al odio.

Tendemos a creer que el internet y las redes sociales son un espejo exacto de la sociedad que las conformó: los mismos conflictos sociales, políticos, éticos, raciales e ideológicos se discuten en plataformas diferentes. Sin embargo no es tan sencillo: empezando por el nada pequeño detalle de que, para formar parte de la “comunidad” de usuarios es necesario, primero que nada, tener acceso a internet (y, para ello, hay que tener acceso a muchos, pero muchos servicios más antes: desde electricidad hasta solvencia económica).

En redes, en redes que garantizan el anonimato como Twitter, el discurso de odio es una constante para varios grupos sociales: mujeres, indígenas, minorías racializadas y personas con diversas discapacidades. Acoso sexual, violencia y ataques sistematizados por, simplemente, opinar sobre un tema que “no les corresponda”.

 

Cuentas de venganza porno siguen apareciendo en Twitter, ayúdanos a denunciarlas

 

Todo esto ha puesto en problemas a una compañía que, desde que nació, se propuso ser una salvaguarda de la “libertad de expresión”, entendida esta como la absoluta libertad de decir lo que se quiera. Twitter apareció  en 2008 con la intención de ser ese espacio que no ponía límites ni reglas; sin embargo, pronto se dio cuenta que, bajo esa ausencia de reglas, simplemente reproducía y exponenciaba las diferencias.

En México, las cosas no han sido diferentes. Por eso mismo, Twitter México llegó a un acuerdo de colaboración con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, un Memorándum de Entendimiento que, técnicamente, significa un asesoramiento técnico para que el personal y los procesos automatizados de Twitter sean capaces de reconocer cuando un usuario ataca a otro, cuando se disemina discurso de odio o cuando se acosa sexualmente a alguien en la red social.

A pregunta expresa de Plumas Atómicas, la presidenta del Conapred, Alejandra Haas, explicó que ante la cercanía de las elecciones y la forma como se han desarrollado en esos espacios las campañas en otros países (el uso de “fake news” para disparar miedo y odio entre los usuarios), el acoso sistemático hacia cuentas de grupos vulnerables y la replicación de políticas de odio, la institución a su cargo ha extendido los alcances de ese Memorándum, además de una guía de acción pública para funcionarios y el público en general para enfrentar las siguientes elecciones y confrontar al odio “contranarrativas” que cancelen la ignorancia.

Cuando interactúas en Twitter… ¿qué promueves?

Publicidad