Con la salida de Margarita Zavala del PAN, cambia el tablero político rumbo a 2018

La renuncia de Margarita Zavala al PAN, después de más de 30 años de militancia, en realidad no es algo que nos tomara por sorpresa, de hecho resulta algo lógico si tomamos en cuenta lo que recientemente estaba ocurriendo al interior del partido azul.

Su renuncia es un movimiento lógico ante las jugadas que ha venido haciendo Ricardo Anaya desde la dirigencia del PAN. Recordemos que desde que asumió la dirigencia del partido, Anaya, ha utilizado los medios disponibles desde esa posición para promover su imagen personal rumbo a una candidatura por la presidencia.

Sin embargo, la jugada maestra de Anaya fue la formación del Frente Ciudadano por México (que de ciudadano no tiene nada), ya que ese movimiento fue el que le cerró la puerta a la candidatura de Margarita Zavala en el PAN, debido a que dicha alianza incorporó los intereses del PRD y Movimiento Ciudadano dentro del proyecto electoral para 2018.

En ese sentido podemos decir que la formación del frente arrinconó a Zavala y puso en una situación ventajosa a Anaya, quien literalmente la obligó a tomar una decisión, ya que el frente no ha establecido el proceso de selección del candidato presidencial. Por tanto Zavala tenía dos opciones: la primera, permanecer en el PAN y competir por una candidatura en el Frente Ciudadano bajo las condiciones que impongan los dirigentes de los partidos involucrados; la segunda opción fue la que tomó, renunciar al PAN y competir por la presidencia vía una candidatura independiente.

¿Cómo cambia el escenario electoral?

La salida de Zavala del PAN podría mover completamente el tablero electoral, en el caso del Frente Ciudadano por México, es probable que pierda votos de algunos militantes y simpatizantes que podrían optar por Zavala como independiente o por un voto estratégico a favor del PRI, pero, al mismo tiempo conserva votos del PRD y MC, que no hubieran votado por Zavala y hubieran migrado a Morena.

En el caso de Zavala, su aventura independiente le restará fuerzas no solo debido a la pérdida del voto duro del partido, sino que también le quita estructura para operar políticamente en una elección como la presidencial, la cual requiere una utilización compleja de recursos logísticos, humanos y financieros. 

Finalmente, los beneficiados de estos movimientos son, sin duda, Andrés Manuel López Obrador y el PRI. Al primero le beneficia en términos de la división de sus adversarios lo que le da más posibilidades de ganar con su inamovible 30% y, al segundo, porque esa división atrae el voto estratégico antilopezobradorista que deja la fractura del PAN.

Reacciones en la opinión pública

La opinión pública ha interpretado de distintas formas la salida de Zavala del PAN.

Para algunos como Denisse Dresser, Margarita Zavala cometió un error de cálculo político, ya que la fractura del PAN solo beneficia a AMLO y al PRI. Para Pablo Hiriart, Anaya le hizo el trabajo a AMLO.

Para Carlos Puig, titular del noticiario estelar de Milenio y columnista de ese diario, la renuncia de Zavala es muestra de que el PAN de Anaya los “echó a patadas”.

Otros han señalado que literalmente la decisión es producto de un berrinche de Margarita Zavala.

Una independiente más a la lista

En estas elecciones presidenciales tendremos más independientes que candidatos de partidos políticos. Hasta el momento quienes se han apuntado como independientes son: Armando Ríos Piter, Pedro Ferriz de Con, Margarita Zavala, Emilio Álvarez Icaza, Jaime Rodríguez “El Bronco” y María de Jesús Patricio “Marichuy” del Congreso Nacional Indígena (CNI); mientras que los partidos que aparecerán en la boleta son: Morena con López Obrador, PAN, PRD, MC y quien se agregue y el PRI.

En el caso de los independientes, recordemos que para que sea validada cada candidatura, es necesario que el aspirante recabe mínimo 866 mil 593 firmas, equivalentes a el 1% de la lista nominal de electores a nivel nacional. (Vía: INE)

Los plazos para la entrega de la documentación correspondiente fue modificada por el INE debido a la emergencia causada por los sismos, por tanto, se recorrieron 6 días sobre los tiempos establecidos originalmente. En ese sentido, el plazo para diputados independientes se aplazó al 10 de octubre, para senadores al 15 de octubre y para aspirantes a la presidencia al 14 de octubre. (Vía: El Financiero)