Fundación Cinépolis inmiscuida en negligencia que dejó ciegas a 50 personas

Cualquiera que vaya al cine con frecuencia, recordará la campaña de Cinépolis, Del Amor Nace la Vista, que instaba a que los clientes de la empresa hicieran donaciones para realizar operaciones gratuitas para que pacientes de bajos recursos con cataratas recuperaran la vista.

Ahora la asociación No Más Negligencias Médicas denuncia que 50 adultos mayores indígenas de Quintana Roo pedieron la vista por negligencia médica de parte de la clínica contratada por Cinépolis para hacer las operaciones. (Vía: La Jornada)

“Hay denuncias penales y médicos prófugos pero Cinépolis no ha tomado cartas en el asunto”.

Los hechos ocurrieron hace dos años cuando todos los pacientes agraviados fueron operados en la clínica Instituto de Salud Visual. Según denunció Fernando Avilez Tostado, presidente de la fundación No Más Negligencias Médicas, las malas condiciones de salubridad de la clínica permitieron que los pacientes contrajeran una infección que derivó en la pérdida de la vista y, en algunos casos, la pérdida del glóbulo ocular.

Los 50 afectados, todos ellos de edad avanzada y de la comunidad maya,  contrajeron la bacteria Seudomonas, que ataca el nervio óptico y provoca que el glóbulo supure sangre y pus, de ahí que en algunos casos se tuviera que recurrir a medidas extremas como la extirpación total del ojo afectado. (Vía: Sin Embargo)

Un matiz que agrava el desdén con el que se ha atendido este caso de negligencia médica es la situación social de los afectados: Hortensia Tepal Puc, por ejemplo, es una mujer de 67 años que antes de la operación sufría por una catarata.

Dos pacientes afectas por la negligencia médica; Cinépolis se lavó las manos del caso

La operación sólo empeoró sus condiciones de vida; lejos de deshacerse de la catarata, perdió la vista del ojo derecho. Antes usaba sus ojos para tejer hamacas; ahora, a dos años de lo sucedido, nadie se ha hecho responsable de su vista. (Vía: El Universal)

Hasta este momento, según la asociación No Más Negligencias Médicas, se han levantado denuncias penales e incluso hay cuatro médicos prófugos. Paralelamente la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) había dictado desde diciembre del 2015 la suspensión de la clínicaInstituto de Salud Visual y subsecuente la atención de los 50 afectados.

Sin embargo, el gran ausente en este caso es Cinépolis; la empresa no se ha hecho responsable por el agravio aun cuando las operaciones fueron auspiciadas, contratadas y promovidas por su propia fundación.

“Las condiciones insalubres de la clínica permitieron que los pacientes contrajeran una infección y perdieran la vista”.

Solamente hasta el 7 de diciembre, la empresa cinematográfica ha declarado lamentar el incidente. En un comunicado la empresa aclaró que además de que presuntamente solo trabajan con clínicas y médicos certificados, solamente fueron notificados de dos casos donde los pacientes perdieron la vista, no 50. (Vía: El Universal)

Cinépolis se jacta de haber financiado  con su campaña Del Amor Nace la Vista más de 40 mil operaciones de cataratas; ¿no podría también hacerle responsable de 50 adultos mayores agraviados? Al menos, los denunciantes afirman que Cinépolis puede y debe tomar cartas en el asunto, al igual que las autoridades sanitarias de Quintana Roo, que también han brillado por su ausencia.