Nuevo síntoma de COVID-19: fiebre con delirio

Científicos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) identificaron una serie de anomalías cerebrales como síntomas del coronavirus
(Imagen: Cuartoscuro)

Fiebre, tos seca, fatiga, pérdida del sentido del olfato y el gusto son signos comunes que indican un posible contagio de COVID-19. Sin embargo, según un nuevo estudio, hay otro síntoma que surge al principio de una infección que podría ayudarnos a identificar tenemos o no coronavirus: la fiebre con delirio.

La nueva investigación realizada por científicos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y publicada en la Revista de Inmunología Clínica e Inmunoterapia encontró que la fiebre con delirio puede ser un síntoma de COVID-19.

El estudio señala que esta confusión mental podría ser una manifestación de los otros síntomas: pérdida del sentido del gusto y del olfato, dolores de cabeza, tos y dificultad para respirar.

“El delirio es un estado de confusión en el que la persona se siente desconectada de la realidad, como si estuviera soñando”, explica en una nota de prensa el investigador de la UOC Javier Correa, que realizó este estudio en la Universidad de Burdeos (Francia).

Corre agregó que “debemos estar alerta, particularmente en una situación epidemiológica como esta, porque un individuo que presenta ciertos signos de confusión puede ser un indicio de infección”.

Efectos del COVID-19 en el cerebro

Correa y el investigador del NeuroLab Cognitivo de la UOC, Diego Redolar Ripoll, se centraron en la investigación sobre cómo afecta el coronavirus al cerebro. Descubrieron que además de los daños que el virus provoca en el sistema respiratorio, los riñones y el corazón, también impacta en el sistema nervioso central, produciendo alteraciones neurocognitivas, entre ellas dolores de cabeza y delirio, así como episodios psicóticos.

Las principales hipótesis que explican cómo afecta el coronavirus al cerebro apuntan a tres posibles causas: hipoxia o deficiencia de oxígeno neuronal, inflamación del tejido cerebral por tormenta de citocinas y que el virus tiene la capacidad de atravesar la sangre para invadir directamente el cerebro.

Asimismo, Correa señaló que todo esto podría resultar en el nuevo síntoma de COVID-19, la fiebre delirio y que el daño cerebral relacionado con la hipoxia se ha evidenciado en las autopsias de las víctimas del coronavirus.

Con información de Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
Publicidad