Mil años después, por fin existirá una píldora anticonceptiva para hombres

Hasta hace muy poco, los anticonceptivos hormonales eran un asunto exclusivo de mujeres. Éramos nosotras las que nos medicábamos, las que poníamos la alarma para tomar la pastilla y las que aguantábamos los efectos adversos que venían con ella. Ahora, una sustancia llamada DMAU puede ser la que cambie las reglas del juego e introduzca a los hombres al maravilloso mundo de los anticonceptivos orales.

En 2016, un estudio en el que se probó un anticonceptivo inyectable para hombres fue suspendido: quienes lo probaron tuvieron efectos secundarios como acné, trastornos del estado de ánimo y aumento de la libido. Para las mujeres, que hemos tomado anticonceptivos hormonales desde su invención en 1951, esos síntomas no son nada nuevo: los nuestros tienen potenciales efectos como trombos, disminución del deseo sexual y, según un estudio reciente, depresión. Además de que aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.

Sin embargo, todo indica que ahora sí tendremos una píldora anticonceptiva que los hombres podrán tomar diariamente. Y con muchísimos menos efectos secundarios.

Se llama DMAU (Dimethandrolone undecanoate) y ya se probó de forma exitosa en 83 hombres, después de tomarla durante un mes. El estudio fue realizado por la Universidad de Washington y el Centro Médico Harbour-UCLA, quienes revelaron en un comunicado de la Endocrine Society que han progresado considerablemente en el control de la natalidad masculina.

El DMAU es lo más cercano que ha existido a los métodos anticonceptivos femeninos: una píldora que se toma una vez al día y suprime la producción de esperma a través de la combinación de un andrógeno y un progestágeno. Aún faltan pruebas para comprobar que el DMAU funciona a largo plazo pero, a juzgar por el entusiasmo de los científicos, es muy probable que funcione.

Es muy importante recordar que el preservativo es el único método anticonceptivo que previene embarazos y enfermedades de transmisión sexual. El DMAU no resolverá todos nuestros problemas en cuanto a anticonceptivos se refiere, pero es un gran paso hacia la corresponsabilidad entre hombres y mujeres a la hora de evitar un embarazo. (Vía: Science Daily)