China pide 600 mdd de indemnización por cancelación de tren México-Querétaro

Uno de los proyectos estrella de infraestructura al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto fue la construcción del tren México-Querétaro, el cual fue asignado en 2014 a un consorcio conformado por las empresas chinas y mexicanas: China Railway Construction Corporation, China Railway Construction Corporation International, CSR Corporation Limited,  Constructora y Edificadora GIA, Prodemex, GHP Infraestructura Mexicana y Constructora TEYA.

Sin embargo, en 2015, el tren México-Querétaro fue cancelado junto con otros proyectos de infraestructura ferroviaria, tales como el tren Transpenisnsular y el tren Guadalajara-Aguascalientes, debido a los recortes presupuestales.

A raíz de esta cancelación estas empresas, propiedad del gobierno de China, han exigido al gobierno mexicano una compensación, ya que argumentan que “las autoridades mexicanas no actuaron de manera transparente, de buena fe, ni garantizaron un debido proceso legal”.

El argumento de los chinos es que la cancelación del contrato representó una expropiación de sus inversiones debido a que ganaron legalmente una licitación, por tanto, exigen una compensación del gobierno mexicano, por 600 millones de dólares, que, tomado en cuenta el promedio del tipo de cambio de este mes representan unos 11 mil millones de pesos.

Para obtener esa indemnización, el gobierno chino se amparará en el Acuerdo Bilateral para la Promoción y la Protección Recíproca de las Inversiones entre México y China (APPRI México-China), el cual tiene la capacidad de regular este tipo de querellas comerciales sino se llega a un acuerdo.

Si este fuera el caso, se convocaría a un panel de tres árbitros encargados de deliberar sobre el caso y dar una sentencia a favor de alguna de las partes. (Vía: Reforma)