CFE fabricó pruebas para no indemnizar a niño electrocutado

El 13 de octubre del 2011, Ángel sufrió una descarga eléctrica que le causó severas quemaduras. En aquel entonces tenía ocho años; hoy, a sus 14, 30 operaciones después, aún vive con las consecuencias del accidente mientras su familia lidia con la irresponsabilidad de una compañía que prefirió culpar a un menor antes que dar la cara.

Aún no alcanza la mayoría de edad y ya ha pasado por el quirófano más veces que muchos adultos de edad avanzada. La compañía de luz aseguró en 2011 que Ángel había estado jugando de forma irresponsable con un tubo metálico en el balcón de su casa. El tubo presuntamente habría alcanzado a tocar un cable eléctrico lo que provocó la descarga en su cuerpo.

Sin embargo un reciente peritaje de la PGR demostró que lo que sucedió fue un caso de ‘arco voltaico’ dónde una fuerte chispa saltó del cable desprotegido al cuerpo de Ángel, lo que provocó las quemaduras en el 65% de su cuerpo.

El peritaje de la PGR explica que es de ser cierta la versión de CFE el menor habría presentado severas quemaduras en la mano por estar en contacto directo con el presunto tubo; sin embargo sus manos estaban intactas.

Para colmo, la versión de la compañía de luz fue apoyada por las autoridades de la delegación Cuauhtémoc, quienes se habrían prestado para que la compañía no indemnizará al menor.

Ese accidente ha marcado la vida de este niño que ha conocido demasiado bien los quirófanos, con costos enormes para su familia en lo económico y lo emocional. Por desgracia, el caso había sido archivado el año pasado por falta de pruebas que determinarán la culpabilidad de Comisión Federal de Electricidad. (Vía: Animal Político)

A decir del peritaje forense, el accidente no habría ocurrido si el cable hubiera estado debidamente protegido y a una distancia razonable del balcón del departamento ubicado en un cuarto piso de la colonia Roma Sur.

Al principio CFE se mostró proclive a apoyar a la familia siempre y cuando aceptaran su versión de los hechos; tras ayudar de forma exigua, la compañía se esfumó de forma irresponsable, según cuenta el padre del menor. Ningún medio pudo conocer la posición de CFE al respecto.