César Duarte se daba vuelo… en helicóptero estatal

Por las irregularidades en el uso de las aeronaves, la aseguradora no pagará lo daños del helicóptero de 6 mddp

César Duarte, exgobernador de Chihuahua usó, en repetidas ocasiones, un helicóptero estatal con fines personales;  de acuerdo con información del noticiero 10 En Punto —medio que supuestamente tuvo acceso a las bitácoras de vuelo de una aeronave modelo Bell 429—, Duarte usaba este vehículo estatal para visitar el rancho El Saucito, propiedad de su familia.

Los viajes del mandatario al rancho, ubicado en el municipio de Balleza (cerca de Durango), fueron tan frecuentes que éste incluso mandó construir un helipuerto y una pista de aterrizaje en la propiedad. La cual, desde luego, opera sin permiso de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Recordemos que, durante uno de estos viajes en agosto de 2015, el helicóptero del gobierno de Chihuahua sufrió un percance, cuando el mandatario estaba acompañado por la periodistas Lolita Ayala y otras cuatro personas (como aquí te contamos).  A raíz de este accidente, la aseguradora se negó a pagar los seis millones de pesos del valor de la aeronave, luego de que se encontraron irregularidades en su operación.

De acuerdo con la aseguradora Afirme Seguros, el helicóptero se accidentó durante un vuelo nocturno, a pesar de que ni el piloto ni el vehículo tenían autorización para volar a esas horas.

César Duarte dejó su cargo a inicios de octubre y dejó a Chihuahua con una deuda millonaria; cuando asumió la gobernatura (2010), este estado tenía una deuda de 12 mil mdp, para el 2015 la deuda ya era de 42 mil 762 millones de pesos, lo que significó un aumento del 240%.

Según un reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), la deuda per cápita de Chihuahua es de 11 mil 127 millones por habitante. 

Tampoco puede ignorarse que fue el mismo Duarte el que, en junio de este año, fue investigado por actos de corrupción y  luego se le giró una orden de aprehensión en su contra por parte de un empresario español con quien el ex gobernador tenía una deuda por 4 millones de dólares que Duarte quiso pagar con recursos públicos.