Colectivo El Grito más fuerte lanza video a raíz de la impunidad por feminicidios

Integrantes del colectivo El Grito más fuerte realizaron un video en el que exponen una serie de consejos para cuidarnos entre y desde nosotras.

Si bien la iniciativa #AlertaMujeresMX surge del miedo, la impunidad y la omisión por parte de las autoridades, apela a la fuerza que cada una puede encontrar en una misma y en otras mujeres para lograr lo que las autoridades no logran: sentirnos seguras.

“Queremos compartir algunos consejos básicos que podrían salvarnos la vida, algunas medidas básicas de seguridad y supervivencia. Recuerda: a cualquiera de nosotras nos puede pasar, Expresan las mujeres, niñas y adolescentes que participan en el video.

Las medidas retoman el proyecto “Tarjetas de seguridad y supervivencia” de la artista Lorena Wolffer y no sólo interpelan a las mujeres que pueden ser víctimas de algún abuso sino a quienes atestiguan un abuso. 

El odio y la violencia se resiente y se resiste cada día, al caminar en la calle, al estar en un espacio público, en tu trabajo, en tu escuela, en tu hogar.

Son segundos en los que puedes pasar de un estado de ‘normalidad’ a un estado de vulnerabilidad

 

Los crímenes de odio contra las mujeres alcanzan un punto de no retorno, un grado de aceptación y normalización por gran parte de la sociedad.

Hace unos días el rector de una universidad en Puebla dijo que uno de los factores que incrementaba el riesgo de las mujeres a ser asesinadas o desaparecidas era la libertad que ahora tienen, este comentario fue hecho a raíz de la desaparición de Mara Fernanda Castilla cuando salió de un bar y pidió un taxi para llegar a su casa, a la que nunca llegó.

El rector jamás entendió que su comentario normalizaba la violencia contra las mujeres y, por lo tanto, mostraba su aceptación.

No: nos acostumbraremos porque acostumbrarnos sería olvidar a todas aquellas que siguen desaparecidas y que fueron asesinadas, sería aceptar que se lo merecían sólo por el hecho de ser mujeres, sería aceptar que podemos ser las siguientes y que nadie nos reclamaría y nos haría justicia.

Quizá sin saberlo somos sobrevivientes.