Rescatan oso hormiguero en Tepito

Los tiempos electorales siempre se llenan de salvajadas y fauna exótica, pero nadie esperaba que las calles de la CDMX fueran tomadas por animales. Primero fue el mono capuchino de las Lomas; ahora las autoridades encontraron un osos hormiguero deambulando por las calles de Tepito. 

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública encontraron a un oso hormiguero paseando de lo más tranquilo en las calles de Peralvillo con Libertad, en la colonia Morelos, durante la madrugada del 27 de abril. (Vía: Milenio)

El oso hormiguero fue atendido por rescatistas de la Brigada de Vigilancia Animal poco después del hallazgo. Ellos certificaron que se trataba de un osezno de apenas 4 meses de edad. Lo cual aumentó las dudas sobre su aparición en medio del centro de la Ciudad de México en plena noche. (Vía: Reforma)

Desde Tepito fue llevado a las instalaciones de la Brigada de Vigilancia Animal en Xochimilco, donde fue atendido por veterinarios. Por la mañana, hacia las 9:00 horas, fue trasladado nuevamente, pero en esta ocasión a Naucalpan, Estado de México, a las instalaciones que ahí tiene la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Se espera que permanezca resguardado en la Profepa antes de saber su destino, que muy seguramente será el Zoológico de Chapultepec. Como que últimamente el Zoológico que engalana el Bosque de Capultepec anda reclutando nuevos ejemplares de forma poco ortodoxa, ¿no?

Primero un mono capuchino detiene el tráfico en Reforma y se volvió en un auténtico prófugo de la justicia que hasta parecía refugio del otro lado de la frontera, al atravesar la barda con el predio de la embajada de los Estados Unidos; y hasta bolillo comió.

u_u

Ahora un oso hormiguero es encontrado en la colonia Morelos en la noche, sin que hasta el momento se sepa bien a bien cómo pudo haber llegado hasta allí. Es fácil suponer que escapó accidentalmente de alguien dedicado al tráfico de animales exóticos, pero hasta el momento lo único que tenemos son suposiciones.

Esperemos que este osezno sea más que feliz en el zoológico de nuestra Ciudad de México y que su estadía en las instalaciones de la Profepa no sea tan larga.