Policías arrestan a jóvenes por cortar una flor… y a mujer por defenderlos

Este domingo, frente al parque México de la colonia Condesa, policías capitalinos detuvieron a dos jóvenes que, presuntamente, arrancaron una flor, además de arrestar a una mujer que transmitía a través de Facebook para evidenciar lo que testigos consideraron abuso de autoridad.

Sí, en una ciudad donde la mayoría de sus habitantes hemos sido víctimas de la delincuencia, y donde la misma policía ha estado involucrada en desapariciones forzadas (no olvidar el caso de Marco Antonio, el joven que fue detenido arbitrariamente, desaparecido durante días y golpeado brutalmente).

Aproximadamente a las siete de la noche del 27 de mayo, un grupo de personas se reunió alrededor de lo que parecía una detención arbitraria a dos jóvenes cuyo crimen fue cortar una flor del parque.

De acuerdo con testigos, uno de los arrestados señaló, desde la patrulla en la que lo subieron, que tanto él como su compañero tienen una marca de joyería y se encontraban tomando fotos de sus productos en las plantas, cuando policías los detuvieron por presuntamente cortar una flor.

Una mujer llamada Astrid, quien pasaba por ahí cuando más de 14 policías pretendían hacer el arresto, transmitió en vivo desde su celular:

“Porque cortó una flor necesitan tres patrullas y dos, cuatro, seis, ocho, diez, doce, catorce elementos al menos”, dice. Éste es nuestro país, y así quieren que confiemos en las instituciones”.

Alrededor del minuto 4:00 de la transmisión, cuando los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública intentan llevarse a los detenidos, ella los increpa para saber a qué juzgado serán trasladados y, junto con otras personas, se coloca frente a la patrulla. Es entonces cuando el celular cae y la grabación continúa sin imagen, pero con sonido.

Cuando su esposo Claudio recupera el teléfono, explica que ella también fue detenida y se dirige en un taxi a la calle de Aldama y Mina, a donde fue trasladada.

“Ya estoy en un taxi, voy rumbo a la delegación, se llevaron a Astrid“, dice. “Lo que alegaron es que ella se lanzó a los golpes, imagínense”.

En el video grabado por su esposo en su propio teléfono, Astrid es sometida por varios elementos de la SSP y subida a una patrulla (que, además, estuvo a punto de atropellar a un ciclista que cruzaba la calle en el segundo 0:55):

En la madrugada de este lunes, Astrid publicó en Facebook que ya había salido del Ministerio Público. El destino de los jóvenes que presuntamente arrancó la flor sigue siendo incierto.

Éste es solo un caso más de abuso de autoridad en la Ciudad de México. Porque, en lugar de enfocarse en los crímenes que ocurren dentro de los límites de la capital del país, que no son pocos, la SSP se ha enfocado en usar sus fuerzas y recursos contra la gente a la que debe proteger.