Otro caso de intento de secuestro en Uber

Cada vez son más comunes las historias de inseguridad que implican a Uber, la aplicación de transporte usada por conductores con vehículos y usuarios de los mismos. Este fin de semana, una usuaria reportó el supuesto intento de secuestro que sufrió por parte de un chofer de Uber, en la Ciudad de México.

Karen relató en un post de Facebook que, durante la madrugada del domingo 12 de agosto, tomó un Uber para ir a su casa desde la colonia Obrera. Sin embargo, un trayecto que debía ser de 14 minutos terminó por durar más de media hora, pues el conductor la llevaba rumbo a Ciudad Nezahualcóyotl sin su consentimiento.

Hoy en la madrugada me pasó algo malo. Me subí a un Uber, todo iba bien, el conductor seguía la ruta indicada. Me distraje para mandar la ruta a mi esposo, que se sintiera más tranquilo porque iba a llegar en 14 minutos o menos.

Cuando levanté la mirada hacia el camino, el conductor no subió al distribuidor, tomó otra ruta, cada minuto alejándose más de mi destino.

Le dije al conductor que se había desviado, que ésa no era la ruta. Me contestó que sí era, que así le marcaba la app. Mi esposo me marcó para preguntar por qué se estaba desviando el Uber. Me dijo que buscara una patrulla y me bajara. Lo último que reconocí fue el paradero de Pantitlán.

Imagen: Facebook

El conductor ya había acelerado y cada segundo dejaba de reconocer la zona. No había patrullas, no había nada, ya estaba en avenida Chimalhuacán. Lo único que pensé fue ‘esto es Nezahualcóyotl, me van a matar’. Traté de no alterarme y pensar bien lo que iba a hacer. 

Vi una gasolinera, una avenida y un semáforo. Pensé ‘va a disminuir la velocidad en la avenida’ y así fue. Abrí la puerta del auto aún en movimiento y me bajé. Corrí al sentido contrario de la dirección de los carriles hasta llegar a la gasolinera.

Realmente no me querían ayudar las personas hasta que les dije lo que me pasaba y que estaba en peligro. Me dejaron cargar el celular para no perder comunicación con mi esposo, le mandé mi ubicación y fue por mí.

Un viaje que iba a ser de 14 minutos se convirtió en una pesadilla de 34 minutos.

Reporté el servicio y lo único que me dijeron fue que se reembolsará el cargo y van a procurar minimizar las posibilidades de que ese conductor se empareje con mi cuenta. Les contesté que eso no es suficiente. Ese conductor representa peligro y voy a proceder legalmente.

 

Imagen: Facebook

Imagen: Facebook

Gracias a Dios estoy viva. Suerte, destino, instinto, ganas de vivir, no sé.

Me acaban de decir “Cuidarte es no tomar Uber”. Si vas a hacer el gasto, toma un taxi de sitio y aun así toma precauciones, seas hombre o mujer.

Honda Civic color blanco. Ignacio Kevin Manuel (este nombre no es real). O tiene un perfil con identidad falsa o lo comparte con otras personas.

 

Imagen: Facebook