Miss Gaviota, luchadora trans y auténtica reina del glamour

Estilista, actriz y luchadora: Miss Gaviota es una heroína de la CDMX

En un pequeño puesto de La Lagunilla, durante el día, Wendy Martínez hace cortes y peinados para XV años. En la tarde se prepara para subir al ring como Miss Gaviota: una luchadora trans que se autodenomina “la auténtica reina del glamour” y que, desde hace casi 30 años, inició su carrera en la lucha libre mexicana.

Miss Gaviota empezó tras los pasos del exótico Pimpinela Escarlata, a quien ella cita como su inspiración en la lucha libre:

“Yo andaba mucho con él para todos lados y era su invitada especial y todo. Él siempre ha sido mi inspiración, yo tengo muchas cosas de él, tengo mucho que agradecerle porque es mi ejemplo a seguir. Me ha regalado muchísimas cosas como batas, botas, equipo de lucha libre. Para mí son como amuletos. Ahí los guardo y los tengo conservados. Para mí es una persona superincreíble”.

El nombre que eligió para ella misma fue, en parte, una sugerencia del luchador Abismo Negro. Él le propuso cambiar “La Rumbera”, su nombre original, por “Gaviota” y ella le añadió el “Miss” para volverlo más acorde con su personalidad:

“Yo dije ‘no, La Gaviota se escucha muy feo’. Entonces dije ‘ya sé, Miss Gaviota’, porque yo siempre me he sentido una Miss Universo y ‘Gaviota’ porque me siento una persona libre, feliz, vuelo a donde yo quiera, estoy donde yo quiero. Una gaviota es libre, abre sus alas y vuela y es libre, así me siento yo”.

Igual que Pimpinela Escarlata, Miss Gaviota es parte de los Exóticos, cuyas características consideradas “femeninas” se creían, hasta mediados del siglo pasado, incompatibles con la lucha libre. Miss Gaviota fue una de las primeras en incursionar en la lucha libre como una mujer trans, a diferencia de quienes salieron del clóset una vez que su identidad como exóticos estaba consolidada.

En su carrera como luchadora, estilista y actriz, Wendy se ha enfrentado a obstáculos que, en su mayoría, tienen que ver con la homofobia que aún impera en la lucha libre mexicana:

“Aún sigue habiendo discriminación, aún sigue habiendo esos tabús con nosotros. Quiero que ya se acabe la homofobia, quiero que ya se acabe la discriminación porque somos seres humanos como eres tú, como es la demás gente. No me gusta que maltraten ni a los demás compañeros gays ni a las chicas lesbianas o con distintas preferencias. Todos somos libres”.