¿Qué estaba haciendo la Guardia Nacional en el metro de CDMX?

Estos operativos no sirven, impulsan la criminalización de la población que vive cerca de esas estaciones y vulnera los derechos humanos de todos.
Guardia Nacional en el metro de CDMX (Imagen: Especial)

A pesar de que se había anunciado que la Guardia Nacional sólo estaría, por el momento, en cuatro alcaldías de la CDMX, esta mañana elementos de ésta apoyaron operativos “de supervisión de mochilas o maletas” en varias estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Los elementos de la Policía Militar que refuerza las acciones de la Guardia Nacional en la CDMX se apostaron en nueve estaciones del STC: San Juan, Agrícola Oriental y Guelatao, en la línea A; Boulevard Puerto Aéreo y Candelaria, en la línea 1; Romero Rubio, en la B, Consulado, en la línea 4, y Aragón, de la 5.

De acuerdo a una publicación en redes sociales del Metro, este operativo fue para reforzar “acciones de prevención” a través de la revisión de mochilas y maletas en estas estaciones con alta incidencia delictiva.

Desde las seis de la mañana, varios usuarios reportaron la presencia de la policía militar en las nueve estaciones no al interior de los andenes, sino en el área de torniquetes y en las entradas de estas estaciones.

Los elementos de la Guardia Nacional no se ven haciendo otra cosa más que estar parados cerca de las paredes en las publicaciones de los usuarios, pero lo hacen completamente pertrechados y armados, mientras policías del Metro revisan las mochilas de los ciudadanos.

Este tipo de operativos pueden ser anunciado como una medida contra la delincuencia en zonas marginadas o peligrosas, pero como múltiples estudios de políticas similares han demostrado en los Estados Unidos y Puerto Rico, no hacen más que estigmatizar a poblaciones vulnerables.

De acuerdo a Marisol Lebrón, en “Mano dura contra el crimen and Premature Death in Puerto Rico”, e informes de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, por sus siglas en inglés), además de la evidente violación de derechos humanos, estas políticas profundizan estereotipos y facilitan la aplicación de fuerza letal en individuos vulnerables ya sea por condiciones raciales o económicas.

Por ejemplo, del 2002 al 2019, la policía de Nueva York realizó 5 millones de detenciones arbitrarias en la calle para revisar por armas o drogas a peatones, de éstas, 9 de cada 10 fueron inútiles y los cargos de esa última persona 3 de cada 4 veces eran retirados en cortes. (Vía: NYCLU)

Es muy probable que este tipo de operativos se incrementen en la CDMX y que den resultados muy similares a los registrados en Estados Unidos: más violaciones de derechos humanos, menos confianza en las autoridades y mismos números de incidencia delictiva.