Rectoría se deslindó del mensaje, pero Graue asegura que él ordenó el “Fuera Narcos”

El domingo, antes del comienzo del partido entre Pumas y Chivas, el mensaje “Fuera Narcos de la UNAM” llenó la pantalla del Estadio Olímpico Universitario, en respuesta a los hechos recientes en Ciudad Universitaria. En principio, la Rectoría negó haber sido responsable de dicho mensaje, pero el rector Enrique Graue dijo que siempre no, que él lo ordenó. 

Me deslindo de haberme deslindado de haberme deslindado. De hecho, lo mandamos a poner nosotros. Hoy inicia una campaña en ese sentido. No los queremos dentro y los jóvenes deben entender que el contacto con ellos es un riesgo”.(Vía: Milenio)

Según Proceso, fuentes de la Rectoría se habían deslindado de tal mensaje, aludiendo a que todo fue una iniciativa del equipo deportivo y no de la institución educativa. Sin embargo, se puso en marcha una campaña express con la que esperan combatir la compra-venta de drogas al interior de la UNAM y de paso se adjudicaron por completo el mensaje. (Vía: Proceso)

La actitud de las autoridades universitaria ha dejado mucho qué desear en esta materia. Es bien sabido que hay pequeños grupos de narcomenudistas que operan al interior. Desde el caso de Lesvy Osorio hasta el enfrentamiento armado de la semana pasada, parece que todo en la UNAM solo fluye, sin que haya acciones claras y concretas al interior de C.U. para poder combatir el problema de fondo.

Por supuesto, sería enteramente complicado que ingresaran cuerpos policiales para asegurar la seguridad del estudiantado (por ese extraño mito llamado Autonomía que viene desde 1968), y eso tampoco aseguraría nada. El verdadero problema es la tibieza con la que la Rectoría ha enfrentado esta evidente crisis.

Las campañas informativas y de concienciación claro que producen un impacto… pero no el esperado. El consumo de drogas está allegado a factores más profundos que la simple existencia de vendedores y consumidores de éstas, ese es simplemente el modo de su mercado, pero no más.

Por ello, se hace cada vez más prudente que se detecte cuál es la forma más acertada de acercarse al problema, porque no solo se trata de narcotráfico, también de violencia, feminicidios e inseguridad. Eso no se resuelve con rejas o bardas más altas (¿verdad, Donald Graue?), y las ilustraciones de las gacetas se pueden ver muy bonitas, pero, nuevamente, solo hacen visible un problema sin atención.

Rectoría se deslindó del mensaje; Graue asegura ordenó el "Fuera Narcos"
Foto: Gaceta UNAM

En primer lugar, es importante consolidar y asegurar la seguridad de todos los alumnos que frecuentan las instalaciones de la Universidad, pues aunque esta vez no hubo estudiantes heridos, esas balas perdidas pueden impactar a cualquiera, sea consumidor o no, sea estudiante o no. Y claro, condenar “enérgicamente” es solo un discurso, no un plan de seguridad estudiantil.

Por: Redacción PA.