¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Quién compone la Brigada Marabunta y por qué su trabajo es tan importante?

La Brigada de Paz Marabunta se dedica a evitar violencia entre policías y civiles
Desde 2012, la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta trabaja por la manifestación libre y pacífica

También conocidos como Kamikazes por la paz, la Brigada de Paz Marabunta lleva ocho años en acción trabajando por la manifestación libre y pacífica. 

Su trabajo consiste en auxiliar a los lesionados durante la marcha y evitar confrontamientos entre civiles y elementos de seguridad. Son parte de la Asociación Civil Espacio Libre Independiente Marabunta, que desde el año 2000 se dedica a proteger y garantizar los derechos civiles. Su primera acción se dio en la colonia Gabriel Hernández de la delegación Gustavo A. Madero, donde se desataba una constante violencia entre pandillas.

En 2008, la asociación recibió su primer premio por intervenir en la discoteca News Divine, donde murieron 12 personas por asfixia. Por su trabajo en la discoteca, obtuvieron la Medalla de Derechos Humanos. (Vía: 20 minutos)

Fue a partir del 2012 que comenzaron a participar como mediadores y defensores en distintas movilizaciones de la CDMX. La brigada nace el 1 de diciembre en una manifestación realizada durante la toma de protesta de Enrique Peña Nieto. La intención es ayudar, abogar por la construcción de paz y por el diálogo; sobre todo en las marchas donde se solicita justicia.

En una entrevista con Animal Político, el fundador de Marabunta, Miguel Barrera Rocha, afirmó que su trabajo está basado en el humanismo: “no podemos vernos como héroes ni como nada de eso“.

Durante las manifestaciones, los integrantes de Marabunta se dividen en células de al menos siete integrantes. Se dedican a:

  • La atención de heridos
  • La documentación de agresiones
  • La realización de una bitácora
  • Reportar posibles escenarios de violencia a la red de organizaciones

El equipo de Marabunta se integra con entre 45 y 50 personas mayoritariamente jóvenes. Éstas además de realizar contención en las marchas, realizan talleres y programas para la inclusión de las personas sordas y la prevención de la violencia. Todos son voluntarios, no reciben ningún tipo de recompensa por su trabajo. En sus mochilas llevan piolas (para hacer cordones o vallas humanas), equipo de curación y equipo de documentación.

En una entrevista para Telediario, Carla Ríos, directora de Casa Marabunta mencionó que a lo largo de su trayectoria, han sido detenidos constantemente y agredidos con gas lacrimógeno. En redes sociales, se puede contactar a la red para unirse a la brigada de voluntarios o para realizar donaciones en especie o monetarias.

Igualmente, en sus redes sociales, publican constantemente “Tips para la marcha” donde se presentan los elementos que deberían ir en un botiquín, cómo hacer un acordonamiento y qué hacer ante el uso de gas lacrimógeno, entre otras cosas.

El nombre viene de las hormigas, especie Marabunta que no hace hormiguero, sino que todo el tiempo está avanzando. La referencia es al trabajo comunitario que rápidamente puede resolver y ayudar.

Sin embargo, su trabajo no siempre es debidamente reconocido. Durante la marcha del 2 de octubre de 2019, miembros de la Brigada de Paz Marabunta afirmaron haber recibido agresiones por parte de la policía. Afirman que se les robó un celular y una cartera, además de que varios fueron golpeados y recibieron amenazas. Exigen condiciones adecuadas para realizar su trabajo y una disculpa pública por parte de la Jefa de Gobierno.