Así se puso la lluvia en Zaragoza

Ya se sabe: empieza a llover y en esta ciudad la gente empieza a comportarse de forma extraña, como si nunca en su vida hubiera visto llover. Los chilangos pueden ser chistosos, pero el problema es que nuestras calles también se comportan como si nunca hubiera llovido: se encharcan, las coladeras de pronto no admiten más líquido, las banquetas desaparecen. Así pasó esta tarde en Zaragoza, donde el tránsito está detenido.

Y hasta el Metro detuvo su servicio, porque nomás aún no se inventa el tren anfibio.

Desde que empezó a llover al oriente de la Ciudad de México, el tránsito en Zaragoza empezó a alentarse poco a poco. Las filas de coches y autobuses cada vez se alargaban más y el tiempo de espera entre un tren y otro en el Metro empezó a dilatarse hasta que los trenes dejaron de pasar.

Esta lluvia de enorme intensidad ya ha dejado varios automóviles bajo el agua y se reporta más de un rescate de conductores y pasajeros atrapados en sus vehículos.

Las fotografías no dejan mentir: el agua cayó recio, tanto que el Metro se vio obligado a suspender el servicio en 5 estaciones de la Línea A.

El servicio del Metro solo corre de Pantitlán a Guelatao en este momento.

De Peñón Viejo a La Paz no hay servicio aún. Pero nuestros ingenieros ya trabajan en trenes sumergibles.

Y mientras en una parte de la ciudad el agua lo invade todo, en partes subterráneas de la CDMX pasa lo siguiente:

¿Cómo la pasan ustedes con esta lluvia? Esperemos que secos en sus oficinas. Bueno, mejor en sus casas.

Y si tienen fotos de terror relacionadas con la lluvia de esta tarde en la Ciudad de México, no duden en compartirlas. Por lo demás, agárrense y compren un buen paraguas porque estas lluvias seguirán todavía.