CDMX libera a 5 indígenas presos por pobres

CDMX libera a 5 indígenas presos por pobres (Imagen: Desde Abajo, AC)

Cinco indígenas acusados de robo y presos en diferentes centros de detención de la Ciudad de México fueron liberados el día de ayer por la gobernadora Claudia Sheinbaum. Sus delitos eran menores y pudieron salir por fianza, pero no tuvieron los recursos y, muchos de ellos, tampoco un proceso legal justo, pues fueron juzgados sin contar con un traductor.

Ayer fue el Día de los Derechos Humanos. En él, la gobernadora aprovechó la oportunidad para atender la recomendación que hiciera la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hace ya un par de años sobre los procesos penales viciados contra presos indígenas.

Luis Arturo, Roberto, Valente, Orlando y Daniel fueron todos sentenciados por robo y cumplían condenas que pudieron haber librado con el pago de una fianza, pero ni ellos ni sus familia lograron juntar el dinero que costaba su libertad. (Vía: El Universal)

Estamos liberando sólo aquellos que consideramos se estaban violando sus derechos humanos, pero se trata de decenas de personas que estaban en esta circunstancia y se está analizando caso por caso, es un tema de derechos humanos esencialmente”. (Vía: Animal Político)

El código penal de la Ciudad de México tiene varios delitos menores que permiten a los acusados seguir el proceso penal en libertad… siempre y cuando puedan pagar una fianza. Este pago, para muchos, es una criminalización de la pobreza.

Por ejemplo, en el caso de alguien detenido por robo (y que sea su primera falta), dice el Código Penal que “se le impondrá una multa desde ochenta hasta ciento sesenta días de salario mínimo, y desde 48 hasta 96 horas de trabajo comunitario, cuando el valor de lo robado no exceda el monto de los ochenta días de salario mínimo y al momento de cometerse no mediase, violencia o intimidación en las personas agraviadas. Adicionalmente a lo anterior el responsable deberá pagar la reparación del daño para el ofendido”. (Vía: ALDF)

La preliberación de estos cinco indígenas es importante no sólo porque atiende sus cinco casos, sino porque podría ser el inicio de un cambio completo en el sistema penal de la Ciudad.