Carta desde Guerrero para el papa Francisco

Desde Guerrero los pueblos indígenas Me phaa, Na savi y Nauas escribieron una carta dirigida al papa Francisco.

En la asamblea del Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña se reunieron las autoridades comunitarias de los pueblos indígenas Me phaa, Na savi y Nauas para reflexionar en colectivo y escribir una carta dirigida al papa Francisco. La redacción final estuvo a cargo de Abel Barrera Hernández, antropólogo y director del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan de la Montaña, pero el contenido representa los pensamientos y sentires de las comunidades reunidas.

Además de brindar una calurosa bienvenida al papa Francisco, la carta narra una breve historia de Guerrero. Cuenta cómo se formó el  Consejo de Comunidades Damnificadas tras las lluvias torrenciales de septiembre 2013, que devastaron sembradíos y desgajaron gran parte de la Montaña en Guerrero, ante la nula respuesta de las autoridades de los tres niveles de gobierno para apoyar a la reconstrucción de la vida en la Montaña. También habla de cuando el presidente prometió destinar 67 mil millones de pesos para la reconstrucción de viviendas y parcelas pero ese dinero nunca llegó a los pueblos indios.

En el centro del documento hay una petición al Sumo Pontífice relacionada con la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa y con todo lo que se ha despertado ha raíz de esos hechos:

Te pedimos hermano Francisco que demandes al gobierno verdad y justicia sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa. Te informamos que las autoridades se han empecinado en imponer su verdad histórica a pesar de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y recientemente el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) han demostrado con pruebas científicas que es inverosímil la incineración de los 43 estudiantes en el basurero de Cocula.

Lo ocurrido en Ayotzinapa es una pequeña parte visible de la violencia y la crueldad desatadas en el estado, relacionadas con el racismo, la desigualdad y la corrupción. Sólo en enero de 2016 fueron asesinadas 217 personas en Guerrero, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Puedes leer la carta completa aquí.