Balacera en Cancún es reportada en redes, las autoridades llegan tarde

En el centro de Cancún se registró una persecución que terminó en balacera la noche de este jueves. Justo a la entrada de la zona hotelera y a 500 metros del Palacio Municipal, un automóvil con cuatro personas abordo y policías ministeriales cruzaron fuego.

El enfrentamiento ocurrió alrededor de las 8 de la noche y fue reportado en vivo y vía redes sociales por cientos de personas: Twitter y Facebook quedaron inundados de videos, fotografías y posts de gente que quedó en el fuego cruzado o que alcanzó a presenciarlo. (Vía: Proceso)

Todo ocurrió sobre la avenida Tulum, la principal avenida de Cancún y arteria central del turismo y la vida cotidiana de la ciudad.

También por redes sociales, el gobierno municipal y sus agencias de seguridad de seguridad reportaron sobre la contención del tiroteo y su resultado: dos de los sujetos fueron trasladados a un hospital por heridas con arma de fuego, mientras los otros dos fueron aprehendidos y procesados por la policía Ministerial. (Vía: El Universal)

Los roces con el crimen organizado a lo largo de toda la Rivera Maya se han acrecentado en los últimos meses. Sin una policía municipal de confianza, como ocurre en todo el país, el Ejército y la Marina han remplazado no sólo su labor policiaca sino, también, en algunos casos investigadora.

Algunos testigos informaron de policías heridos en el enfrentamiento, aunque no se sabe si son ciertos o fue parte de la confusión provocada por la lucha en la avenida. Varios locales, incluso supermercados, tuvieron que ser evacuados y la avenida Tulum fue cerrada para dar paso a los peritos de la Fiscalía del estado. (Vía: Excélsior)

Al parecer, dos elementos son de resaltar en el enfrentamiento de anoche en Cancún: ni siquiera la “joya de la corona” del turismo internacional en el país está a salvo de la violencia repentina y cotidiana, y que las redes sociales reaccionan con más celeridad y eficacia que los aparatos del Estado dispuestos para, supuestamente, protegernos.

ANUNCIO