Narcos financiaron 11 campañas en Morelos, revela Reforma

Once políticos de ocho diferentes partidos en Morelos recibieron financiamiento de Santiago Mazarí, alias “El Carrete”, líder del Cártel de Los Rojos, para sus campañas en 2015, reveló el periódico Reforma.

El objetivo del financiamiento de un millón de pesos para cada político fue para garantizar que la organización criminal pudiera operar con impunidad una vez que tomaran protesta como alcaldes. Pero no se quedó ahí la cosa, sino que los ediles terminaron siendo controlados por “El Carrete”.

“Tengo conocimiento que Alfonso de Jesús Sotelo, Presidente Municipal de Jojutla por el partido PSD lo apoyó ‘El Carrete’ para financiarle su campaña dándole también la cantidad de un millón de pesos”, dijo un sicario detenido en Morelos.

El Reforma, según información de la Fiscalía de Morelos y declaraciones ministeriales de dos presuntos jefes de sicarios detenidos, los funcionarios implicados son:

  • Enrique Alonso (PRD), de Tlaquiltenango
  • Jorge Toledo (Humanista), de Mazatepec
  • César Augusto Franco (PAN), de Coatlán del Río
  • Alberto Sánchez (PRI), de Xochitepec
  • David Salazar (PRI), de Tlaltizapán
  • Jorge Miranda (PRI), de Amacuzac
  • Francisco León (PRI), de Miacatlán
  • Dulce Medina (PRI), de Puente de Ixtla
  • Francisco Salinas (PSD), de Zacatepec
  • Alfonso Sotelo (PSD), de Jojutla
  • Luz Dary Quevedo (MC), de Tetecala

Según las declaraciones, “El Carrete” ordenaba a sus hombres cobrarle a los ediles una cuota mensual por derecho de piso. Los precios iban entre 100 mil y 500 mil pesos cada mes.

Por ejemplo, cuando Sotelo ganó en Jojutla, el primer mes de su gobierno le entregó 500 mil pesos a un sujeto identificado como “El Beto”, supuesta mano derecha de “El Carrete”, y en los siguientes le dio 100 mil pesos directamente a Mazarí.

En otra ocasión, durante un concierto de Julión Álvarez en Tlaquiltenango, Enrique Alonso pactó con la gente del capo para pagarle el financiamiento de la campaña, cobros de piso mensuales y hasta venderle armas a Los Rojos.

Los Rojos, informa el diario, también colocaron a integrantes de la organización en los cabildos locales para que de esa forma garanticen los cobros y controlen la obra pública.

“Por lo que recuerdo que Enrique nos consiguió unas armas con su hermano, cuatro cortas, una escopeta y dos largas, como tres kilos de municiones”, relató uno de los que declararon.

Según el mismo imputado y ahora testigo protegido, “El Beto” ordenó a hombres de “El Carrete” acompañar al edil Enrique Alonso y su hermano Agustín, un militar, a conseguir armas.

Actualmente existe una ficha de recompensa de la Procuraduría General de la República por la captura de Mazarí. Se ofrecen tres millones de pesos y es señalado como presunto responsable de los delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud, secuestro y otros.