¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Una ocurrencia resume la campaña del Bronco: ‘mochar manos’ para mochar preparación

Podría parecer un chiste que, sin querer, se le hizo una propuesta, pero el “cortar la mano” de los corruptos quizá sea la síntesis más peligrosa de toda la campaña de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”: dichos ridículos que paran cualquier discusión pero que, al mismo tiempo, ocultan falta de un proyecto político y otras ocurrencias igual de radicales y plagadas de “sentido común”.

Sí: la ocurrencia de ‘cortar la mano’ de los corruptos fue la más chistosa o, al menos, la que más memes ha generado luego del primer debate presidencial. Y es que, en sí misma tiene todo para el meme: da miedo pero al mismo tiempo es ridícula que pide a gritos convertirse en los miles de memes que ya hay… pero (y aquí está lo peligroso) también es una medida medieval que gira, hoy, en las mentes también de miles ante un Estado que ha fallado y opta por la impunidad.

La estrategia de Rodríguez Calderón, desde su candidatura para el gobierno de Nuevo León en 2015. Su personaje ranchero, ‘mal hablado’ y sin cuidado por las reglas básicas de decencia (aún entre políticos) le aseguró su triunfo con casi el 50% de los votos en el estado. Sin embargo, no tardó más que unos meses en perder toda la credibilidad y apoyo que había conseguido durante la campaña.

La estrategia política de Rodríguez Calderón es sencilla: frases explosivas que lo mantengan en la cobertura mediática porque sigue funcionando con la máxima de que no hay mala publicidad, sólo publicidad. Y hasta cierto punto tiene razón.

Tal como lo demostró Trump en la campaña presidencial del 2016, su masiva presencia mediática por cada comentario racista, xenófobo y misógino lo convirtió en el centro de discusión de todos los hogares de los Estados Unidos y esa normalización de su discurso de odio fue una de las muchas razones por las que, en noviembre de ese año, fue electo presidente.

Frases como la de la mano, también, ocultan otras propuestas mucho más peligrosas, como por ejemplo: en la misma tirada en la que soltó lo de la mochada comentó que tiene pensado militarizar todas las preparatorias del país (algo para lo que, de hecho, no tendría injerencia, ya que la mayoría dependen de las universidades autónomas estatales y nacionales).

Finalmente, no podemos olvidarnos que Rodríguez Calderón llegó al debate como una resolución de un Tribunal y no como un contendiente legítimo; que todavía la Fepade y el INE están investigando sus finanzas y su proceso de recolección de firmas por los probables crímenes electorales (y fiscales) que pudo haber cometido. Y eso no puede olvidársenos así de fácil.

Lo más peligroso, finalmente, de las propuestas del Bronco es lo fácil que pueden hacerse memes. No porque los memes no sean herramientas críticas y sintetizadoras de pensamientos políticos y sentimientos electorales, sino por lo fácil que es falsearlos, normalizarlos y pretender que el discurso de odio es ‘normal’.

Un texto de Raúl Cruz V. ⎢ @rcteseida