El Bronco pensaba llegar con bancada de diputados ‘independientes’… ¿a quién obedecerán ahora?

Ocho candidatos independientes a diputaciones federales y uno al Senado tienen un currículum sospechosamente semejante: todos formaron parte de la administración de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco” y todos, a los pocos días de que éste anunciara su búsqueda de la candidatura, pidieron licencia de su puesto para también, buscar el chapulineo (independiente, eso sí).

Raúl González Rodríguez en el Senado; Raúl Guajardo Cantú, Ángel Barroso Correa, Gregorio Farías Mateos, Luis Benavides Garza, Yamilett Orduña Saide, Jesús Siller Rojas, David Eugenio Elizondo Cantú y Daniela González Rodríguez comparten el mismo perfil: eran directores o subdirectores de alguna oficina del gabinete del Bronco (en puntos estratégicos como coordinación política, defensoría del estado o el Instituto Estatal de la Mujer), tienen discursos semejantes (por no decir idénticos) y, fuera de su trabajo con Rodríguez Calderón, no tienen cercanía con ninguna otra fuerza política.

Estos ocho personajes, que estarán en las boletas para diputados federales en sus distritos electorales y competirán directamente con los partidos y coaliciones por el voto de los neoloneses, son los que quedaron “vivos” de los 12 ex funcionarios del Bronco que, como su ex jefe, quedaron fuera por irregularidades en la recolección de firmas.

Tal como ocurrió cuando tomó posesión como el primer gobernador independiente, Rodríguez Calderón no llegó solito: una bancada de diputados ‘independientes’ locales fueron su moneda de cambio para cada negociación legislativa, convirtiendo una herramienta ciudadana (las candidaturas independientes) en un partido no oficial, que se organizaba como tal, que seguía los mismos patrones y mantenía la misma lógica legislativa pero sin los mecanismos de transparencia que (bien o mal) regulan el actuar de los partidos instituidos.

Ahora que “El Bronco” se quedó fuera de la elección por las graves fallas, irregularidades y posibles ilícitos de su campaña de recolección de firmas, no queda más que preguntar a quién obedecerán estos ocho diputados que, de ganar la elección en su distrito, serán una pieza de negociación de nada para nadie.

Yamilett Orduña, ex directora del Instituto Estatal de la Mujer

El discurso y las poquísimas propuestas que hizo el Bronco en su recolección de firmas apuntaban hacia una política más semejante a la del Acción Nacional calderonista (ese que también se fue por la ‘independiente’) o a la rama más autoritaria del Revolucionario Institucional de la que el mismo Bronco.

Si llegan a ser diputados, entonces: ¿votarán de acuerdo al PAN o al PRI, serán independientes de verdad o, como el Bronco, sólo un enorme y muy triste enredo de corrupción rancia, propuestas vacías y nadita de cambio?