Biocombustibles pondrán en riesgo sustentabilidad alimentaria: FAO

El reporte, “El futuro de la alimentación y la agricultura: tendencias y desafíos“, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), señala que un riesgo para la sustentabilidad alimentaria a mediano y largo plazo, paradójicamente, se encuentra en el aumento de la producción de cultivos dedicados al biocombustible.

El informe muestra que en los últimos años se han incrementado considerablemente las áreas de cultivo dedicadas a la producción de maíz amarillo, que es la principal materia prima para la producción de biocombustibles.

En ese sentido, estiman que si las tendencias continúan como hasta ahora, la producción de combustibles vegetales afectarán la producción agrícola destinada para cuestiones alimentarias para 2050, ya que se proyecta que para ese año la demanda de alimentos se incremente en un 50%.

Además, la FAO advierte que el aumento de la demanda espacios para la producción agrícola traerá además problemas medioambientales, ya que la agricultura al final afecta de forma directa los ecosistemas. Para darnos una idea, en las regiones tropicales y subtropicales se han perdido alrededor de 7 millones de hectáreas de bosque al año en los últimos 20 años, mientras que la superficie agraria se incrementó a 6 millones de hectáreas anuales.

Esta pérdida de superficie se dio mayormente en países en vías de desarrollo cuya economía todavía se concentra en la producción del sector primario, es decir, de materias primas.

Finalmente, el Comité de Seguridad Alimentaria de la FAO advierte sobre los riesgos de la producción de biocombustibles para la sustentabilidad alimentaria. En este caso al parecer nos enfrentamos a un dilema, ya que la decisión que se tome implica daños colaterales: los biocombustibles reducen considerablemente las emisiones de CO2, pero podrían traer consigo hambrunas y daños a los ecosistemas, mientras que conservar la sustentabilidad alimentaria nos obliga a seguir utilizando combustibles fósiles. (Vía: La Jornada)

 

 

 

Publicidad