Banxico subasta mil mdd en coberturas cambiarias

Banxico

Las coberturas cambiarias son el instrumento implementado recientemente por Banxico para mantener la estabilidad del peso frente al dólar en los mercados internacionales, básicamente estas consisten en la obtención de un contrato bajo subasta entre el banco central y alguna institución financiera en donde se establecen tres ejes fundamentales que son: el monto, el plazo y un valor determinado del tipo de cambio, en este caso sería del peso frente al dólar. Estas coberturas aseguran a la institución financiera que firma el contrato con el Banco de México un tipo de cambio fijo en un plazo no mayor a 12 meses, en ese sentido las coberturas brindan certidumbre a los mercados al corto y mediano plazo ya que no dependen de la flotación y los flujos de las divisas en los mercados.

Dichas coberturas cambiarias funcionan de forma muy sencilla, en primer lugar el banco central emite una convocatoria en donde se dan a conocer las características de los instrumentos a subastar,  esto significa que Banxico da un monto en dólares a subastar, que en este caso fue de mil millones de dólares. Posteriormente los grupos financieros asisten a la subasta y presentan sus posturas respecto al tipo de cambio a cubrir, las cuales son siempre por encima del tipo de cambio spot, por ejemplo, si el tipo de cambio se encuentra en 20 pesos, las instituciones financieras lo ofertarían en un margen de 20.40 a 20.50 dependiendo del plazo que soliciten.

Ya presentadas las ofertas de los grupos financieros, Banxico elegiría a las tres posturas más altas para asignarles un tramo de la cobertura cambiaria, es decir, de los mil millones de dólares asignaría 200 millones a la postura más alta, 300 a la siguiente y 500 a la tercera más alta.  Ya cumplido el plazo del contrato entre las dos instituciones, se tomará en cuenta el tipo de cambio de ese día frente al precio en el que fue otorgada la cobertura, con el fin de que alguna de las partes pague un diferencial respecto al valor del dólar en ese día. Esto quiere decir, que si una de las posturas fue de 20.50 en el tipo de cambio y el dólar es día se encuentra en 21 pesos, Banxico tendría que pagarle a la institución financiera un diferencial de 50 centavos de peso por cada dólar; de manera inversa, si el tipo de cambio de ese día cotiza en los 20 pesos, será la institución financiera la que pague el diferencial al Banco de México.

De tal forma, la primera subasta para coberturas ya fue realizada por el Banco de México y fueron asignados todos los instrumentos puestos a disposición, por un monto de mil millones de dólares. Los plazos otorgados para 200 millones de dólares fueron de 30, 60,  101 y 178 días, estos fueron en un monto promedio de 19.5793, 19.6177, 19.6887 y 19.9033 pesos por dólar respectivamente. Por otra parte, para 283 y 360 días se asignaron 100 millones de dólares para cada caso a un monto de 20.2116 y 20.4904 pesos por dólar cada una. Se prevé que se sigan implementando coberturas cambiarias hasta llegar a un monto de unos 20 mil millones de dólares, pero las reglas de las próximas subastas podrán ser reestructuradas dependiendo del comportamiento de los mercados.

Recordemos que este instrumento de política monetaria no hace uso de las reservas internacionales para estabilizar el tipo de cambio, esto debido a que los diferenciales son liquidados en moneda nacional por cualquiera de las partes, de tal forma que el valor establecido en la subasta se mantiene fijo independientemente de las fluctuaciones en los mercados. Del mismo modo permite a las instituciones financieras operar de forma más segura ya que las coberturas reducen riesgos y contingencias en los mercados, lo que les permite tener liquidez en dólares independientemente de los flujos del tipo de cambio que se encuentra en libre flotación. Asimismo, se espera que a mediano plazo, estos instrumentos logren estabilizar nuestra divisa en los mercados internacionales, reduciendo la especulación; sin embargo, el entorno económico debe de jugar a nuestro favor para mantener la estabilidad en el tipo de cambio, sobre todo lo que respecta a llevar a buen puerto las negociaciones comerciales con Estados Unidos. (Vía: El Financiero)