Aunque no quiera, AMLO tendrá que hacer reforma fiscal

Durante el seminario “El Futuro del Financiamiento de la Infraestructura en México”, organizado por la calificadora internacional Moody’s, el director para México del Banco Mundial, Pablo Saavedra, señaló que en el mediano plazo, México requerirá una reconfiguración de su base tributaria para ampliarla. Esto se va a volver necesario ya que el gobierno requerirá mejorar sus ingresos para satisfacer las necesidades de la población, la cual va en aumento.

En ese sentido, el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendría que realizar una reforma fiscal impositiva, justamente para aumentar los ingresos del gobierno, ya que rubros como: educación, salud e infraestructura, necesitarán de más recursos para poder operar y dar cobertura a la población.

Banco Mundial
Imagen: Especial

Sin embargo, hay que recordar que el presidente electo ha dicho constantemente que en su gobierno no se aumentarán impuestos, de hecho, uno de sus planes es reducir el IVA y el ISR en la zona fronteriza, además de que buscará igualar los precios de los combustibles con los de Estados Unidos a través de subsidios, que implican gasto público, por supuesto. Según datos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), estos recortes le costarán a las arcas públicas 110 mil millones de pesos, equivalentes a 0.5% del PIB. (Vía: El Economista)

Es decir, a mediano y a largo plazo estas reducciones impositivas mermarían considerablemente los ingresos y la capacidad de acción del gobierno. Eso podría volverse un problema debido a que el gobierno se verá rebasado por el crecimiento de la población y por la demanda de servicios, sobre todo, salud, educación y pensiones.

En los últimos años, la recaudación a nivel federal de nuestro país ha mejorado considerablemente: de diciembre de 2012 a marzo de 2018 pasamos de 38.5 millones de personas en la base tributaria a 66.1 millones de personas.

En términos monetarios, el gobierno pasó de recaudar 1.59 billones de pesos a 2.85 billones de pesos en el mismo periodo. En 2017, se recaudó un total de 2.88 billones de pesos, de los cuales 55% fue de ISR, 28.6% de IVA, 12.9% de IEPS y 3.4% de otros impuestos. (Vía: El Economista)

AMLO
Imagen: Especial

Respecto a una posible reforma fiscal, Arturo Herrera, quien será futuro subsecretario de Hacienda señaló que el próximo gobierno de López Obrador no tiene planeado modificar los esquemas tributarios para los próximos 3 años, ya que buscarían fortalecer y eficientar al SAT con la base tributaria que se tiene en la actualidad. (Vía: El Financiero)

El funcionario del Banco Mundial señaló que el plazo dado por el próximo gobierno es bastante prudente y recalcó la importancia de realizar dicha reforma. En ese sentido señaló la importancia que tuvo la reforma fiscal de 2013, la cual permitió bajar la dependencia de la renta petrolera, por lo que no hubo impactos significativos en las finanzas públicas con la caída de los precios del petróleo en 2014. (Vía: El Financiero)

Finalmente,  el próximo gobierno, si quiere mantener las finanzas públicas sanas, así como el nivel de endeudamiento estable, forzosamente tendrá que ampliar la base de contribuyentes y de recaudación, para eso tendrá que hacer una reforma fiscal. Así que el próximo gobierno tendrá que gastar parte de su capital político con esto, ya que estamos hablando de medidas que son positivas para el país, pero altamente impopulares a nivel político, el costo puede aumentar porque el futuro presidente habló de no aumentar impuestos.

Por: Redacción PA.