¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Asesinan a Edwin Rivera Paz, periodista hondureño refugiado en México

El día de ayer fue asesinado el camarógrafo de origen hondureño, Edwin Rivera Paz, quien salió de su país hace seis meses tras el homicidio de su compañero periodista Igor Padilla. De acuerdo a primeras versiones, sujetos armados que viajaban en un motocicleta se acercaron y dispararon contra Rivera Paz y un acompañante que logró sobrevivir al ataque. (Vía: Proceso)

La ejecución sucedió en el municipio de Acayucan, Veracruz. Acayucan, aparte de ser un punto de paso para migrantes, es actualmente un lugar, en teoría, seguro para migrantes que piden asilo. En el poblado se ha instalado la oficina de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y se tiene registro de entre 40 y 50 refugiados. Desafortunadamente esta dependencia pierde sentido si la inseguridad en el estado hace de un espacio para los refugiados otro lugar de cual tener que huir. 

El cónsul de Honduras, Raúl Othoniel Morazán, exigió respeto a sus connacionales y demandó que se realice una investigación seria que llegue al fondo del asesinato del periodista, el cónsul señaló que Edwin Rivera, de 25 años de edad, se encontraba en calidad de refugiado en México desde hace 6 meses y contaba con medidas cautelares pero que aún así fue asesinado. (Vía: Milenio)

Por otro lado, Integrantes del Movimiento Migrante Mesoamericano han reprobado los hechos e instaron, de manera urgente, a que las autoridades del estado de Veracruz esclarecieran los hechos. Además agregaron:

“Recordamos a los tres niveles de gobierno, que la ruta migratoria que va desde Las Choapas hasta Tierra Blanca, Veracruz, cuenta con medidas cautelares emitidas por al Comisión Nacional de Derechos Humanos, a raíz de los hechos de violencia suscitados contra la población migrante en los último meses.” Mencionaba el comunicado de la organización.

 

Edwin Rivera Paz

Hace unos días les contamos sobre el incremento en las solicitudes de asilo por parte de personas que, en su mayoría de origen centroamericano, se ven forzadas a salir de sus hogares por el incremento de la violencia en su país para posteriormente tener que sobrevivir a los peligros que implica el trayecto hasta México; desde bandas criminales nacionales y centroamericanas hasta las mismas autoridades mexicanas. Los migrantes son extorsionados, abusados e incluso secuestrados. 

De acuerdo al informe “Migrantes en tránsito por México,” durante el 2016, de las 34 mil 234 personas migrantes que acudieron a algún albergue o comedor para pedir ayuda, un total de 5 mil 239 sufrieron algún tipo de delito o agresión. (Vía: Animal Político)