Anaya utilizó prestanombres para financiar su campaña presidencial

Ya se acabó el proceso electoral de 2018, con lo que, por fin, no habrá más campañas. Sin embargo, todos sus estragos tendrán que ser investigados, y el INE ahora está sobre Ricardo Anaya, por la utilización de un prestanombres para financiar su campaña de manera ilegal.

El INE informó que su partido recibió tres transferencias por 500 mil pesos cada una, todas realizadas por particulares que recibieron transferencias a una misma empresa el mismo día y por la misma cantidad.

Se trata de la acción de una empresa, lo cuál está prohibido por la ley electoral y está siendo investigado por la Unidad Fiscalizadora del INE. Por lo mismo, el PAN se haría acreedor a una sanción del 200%, es decir: 3 millones de pesos.

Según reporta Buzzfeed News México, la empresa en cuestión es Consultoría de Tecnologías de la Información Duhart S.A. de C.V., que ha sido contratada por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) entre 2017 y 2018.

No se trata de dinero obtenido de manera ilegal, pero todo ingreso reportado de manera ficticia, además de ser procedente de una persona moral (o sea, una empresa) viola la legislación electoral para el financiamiento de campañas.

Este proceso abierto contra el PAN se suma al que el mismo INE abrió contra el PRI, por el desvío de recursos públicos, para financiar las campañas del partido, hecho desde Chihuahua, mismo por el que César Daurte, exgobernador de la entidad, está siendo investigado por la PGR.

Por otro lado, también Morena está siendo investigada por el caso del fideicomiso que creó para los damnificados por el sismo. Desde que los partidos hicieron proselitismo asegurando que darían parte de su presupuesto para estos afectados, el INE aseguró que eso sería imposible, pues sería contravenir la legislación electoral pues se trata de dádivas.

Morena no hizo efectivo este fideicomiso porque lo tiene prohibido por ley, pero lo que se investiga es la creación misma del fideicomiso, que por la misma legislación no tendría ni por qué existir.

Así mismo, este fideicomiso sobrepasó el límite de las aportaciones voluntarias que puede recibir un partido. En este caso, no se tiene registro ni pruebas de que fue usado con fines electorales, o si quiera que fue utilizado, pues los retiros que se le hicieron fueron en efectivo, y así ese dinero se volvió inrrastreable.

Por otro lado, Ciro Murayama explicó que los partidos no tienen posibilidad de hacer opacos sus manejos fiscales, que al ser transformado en efectivo es lo que resulta, pues no puede ser comprobado, o no, de qué forma se ocupó ese presupuesto.

Con informacion de Buzzfeed News México