#AMLONOEsMiPresidente y todos los reclamos por la victoria del presidente electo

Como hace seis años… pero de forma no tan similar, dos hashtag comenzaron a replicarse en Twitter en cuanto Lorenzo Córdova anunció los resultados del Conteo Rápido: la victoria irrevocable de Andrés Manuel López Obrador hizo que un grupo particular de tuiteros salieran a apropiarse de dos etiquetas utilizadas hasta el cansancio por quienes militan en la oposición: #MeDuelesMéxico y una adaptación libre de la de hace seis años, #AMLONOEsMiPresidente.

Curiosamente, esta vez hay una diferencia esencial: esta vez, la diferencia tan amplia entre López Obrador y los otros candidatos no da pie a especulación de fraude, con todo y los múltiples señalamientos y denuncias ocurridas a lo largo del día de ayer.

Y, como no se puede culpar a la autoridad electoral, muchos de los usuarios culparon a los electores a partir de una de las muchas caricaturas que se ha hecho de los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador: la pobreza, la ignorancia y la ‘flojera’.

Otros, recurrieron a la lógica de campaña: los puntos que una y otra vez voceros y candidatos del PRI y el Frente repitieron hasta el cansancio: AMLO va a traer el pasado de vuelta y será un gobierno prácticamente absolutista.

Especialmente el comentario, hecho los dos últimos debates presidenciales, por Ricardo Anaya (y mal utilizado como eje de campaña por Mikel Arriola, también): PRI y Morena son lo mismo y, al votar por AMLO se está eligiendo al más arcaico y más dinosaurios de los PRI.

Otros regresaron al comentario meritocrático que ha circulado a López Obrador una y otra vez en sus tres campañas presidenciales: ¡¿cómo alguien que na’más estudio una licenciatura le ganó a dos con doctorado?!

Como si la mera existencia de esos papeles garantizaran un ejercicio político más eficaz o como si valorar tanto esos papeles no depende, más bien, de un ejercicio de privilegio de clase que la gran mayoría de la población mexicana no tiene garantizado no porque “no le eche ganas”, sino por un complejo y desigual sistema educativo y económico en nuestro país.

Finalmente quedaron los que ya ni se esforzaron y en su afán de el chiste fácil y el RT gratuito sacaron a relucir clasismo, misoginia y sexismo, todo en un solo tuit:

Aquellos que, desde hace mucho han tomado calles y se han quejado en redes y han coordinado protestas virtuales no pueden hace más que reírse un poco de los reclamos, quejas y prejuicios de todos los que están utilizando los dos hashtags.

Todavía no sabemos en qué México despertamos hoy, pero de que es uno diferente por múltiples razones lo es… Aunque, eso sí, no tan diferente como para que ciertas cosas no se repitan como relojito cada seis años.