AMLO propone dar visas de trabajo a migrantes centroamericanos

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador puso sobre la mesa otorgar visas de trabajo a los migrantes provenientes de Centroamérica, principalmente del llamado triángulo del norte, conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador.

Hay que recordar que desde que ganó, López Obrador habló de echar a andar un proyecto conjunto con Estados Unidos, basado en el desarrollo regional a través de otorgar recursos a los países del triángulo del norte y así desincentivar, a través del crecimiento económico, los flujos migratorios de esa región hacia países del norte, principalmente Estados Unidos.

En un evento en Tamaulipas, el presidente electo señaló que: a partir del día primero de diciembre vamos a ofrecer empleo, trabajo a migrantes centroamericanos, ese es un plan que tenemos. Quien venga a trabajar en nuestro país va a tener apoyo, va a tener una visa de trabajo”. (Vía: El Financiero)

AMLO migrantes
Imagen: Especial

Esto salió a colación por la caravana de cerca de 2 mil migrantes proveniente de San Pedro Sula, Honduras, que se dirige hacia Estados Unidos para pedir asilo, lo cual provocó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazara a Honduras y El Salvador con cancelar recursos si no impedían que ese flujo migratorio saliera de la región.

Por su parte, los gobiernos de Guatemala y México señalaron que no dejarán cruzar la frontera a personas que no cuenten con documentos migratorios, de hecho México desplegó un fuerte operativo hacia el cruce fronterizo de Tapachula, Chiapas. (Vía: BBC)

Más allá de esta coyuntura, resulta bastante interesante la propuesta de López Obrador, no solo porque resulte evidente que la estrategia policiaca basada en la cacería y en las deportaciones no ha dado resultados, ya que de ninguna manera evita o de menos contiene los flujos migratorios ilegales.

Esto por una razón muy sencilla: la economía de estos países no tiene nada que ofrecerles, por lo que el riesgo de migrar al norte es mucho más sorteable que el riesgo de morir de hambre en sus países de origen; dicho de manera muy sencilla: no tienen qué perder ya que sus economías no tienen nada que explotar.

Caravana hondureños
Imagen: Especial

En ese sentido, es crucial impulsar el desarrollo económico de esa región para reducir considerablemente los flujos migratorios, debido a que justo ya habría algo que explotar ahí (no en un sentido peyorativo sino económico) y, cuando hay algo que explotar, hay empleos; y cuando hay empleos, hay consumo y así sucesivamente.

El tema aquí es: ¿a cambio de qué México y Estados Unidos entregarían dinero a esos países?, ya que difícilmente se regala dinero así como así, eso es algo que hasta el momento desconocemos.

Ahora, respecto al caso particular de las visas de trabajo para los migrantes, hay que decir que la propuesta hasta ahora ha sido lanzada de manera general, es decir, no tenemos detalles sobre esta política pública tales como: los criterios, los requisitos, si será generalizado o no, si será para un número limitado de personas, entre otras muchas cosas relacionadas sobre todo a la viabilidad.

Más allá de eso, esta propuesta desatará varias polémicas. Sobre todo porque pueden detonar el chauvinismo y el nacionalismo de un amplio sector de la sociedad mexicana, que empezará a reclamar sobre temas como la pobreza en el país, el empleo y los salarios.

Nacionalismo mexicano
Imagen: Twitter

En resumen, pondrán el grito en el cielo porque dirán que se privilegia el bienestar de los migrantes sobre la población local; sucedió cuando se propuso traer refugiados de Siria, ¿recuerdan? (Vía: Sin Embargo)

Pues sí, un sector de la sociedad mexicana podría decir lo mismo que dicen los gringos de los migrantes que llegan a su país: que se roban los trabajos, que son criminales o que tienen ingresos bajos por su culpa.

Si algo define al mexicano es que ve la “paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio” (aplica para muchas cosas del gobierno electo) y, en temas de migración es clarísimo, solo piensen históricamente en el gobierno mexicano el cual constantemente pide a Estados Unidos laxitud en sus políticas migratorias, mientras que a nivel interno es uno de los países más cerrados y restrictivos a la migración, teniendo a penas una proporción de 1% de población extranjera en nuestro país. (Vía: INEGI)

Mexicanos sobre migrantes
Imagen: Twitter

¿Nuestra economía podría recibir migrantes? De entrada hay que señalar que la migración no roba empleos, ni tampoco representan un obstáculo para resolver problemas como la pobreza, los bajos salarios, el empleo o la informalidad laboral.

Un ejercicio de distinción muy básico puede ayudar a entender que temas como los antes mencionados responden a cuestiones no solo muy diferentes, sino también altamente complejas, es decir, no son problemas causados de manera lineal en la forma de a+b=c.

Mexicanos migrantes
Imagen: Twitter

Regularizar migrantes no va a agravar la pobreza en el país, tampoco le va a robar empleos a nadie o a empeorar los salarios y la economía informal: la migración no es un juego suma cero. Muy por el contrario, históricamente la migración ha beneficiado mucho a México; los españoles expulsados por el franquismo, los sudamericanos expulsados por las dictaduras, no nos quitaron nada, nos aportaron mucho. Los centroamericanos ya lo han hecho. Respecto a los aportes de la migración en México, recomendamos este artículo de Laura Ibarra publicado en Milenio.

Por otra parte, hay que entender que el gobierno tiene distintas funciones, de manera que tanto el combate a la pobreza como la cuestión migratoria son temas que se encuentran dentro de sus facultades y responsabilidades, así que no, regularizar o dar asilo a migrantes no quiere decir que el gobierno se deslinde de los pobres del país.

Mexicanos sobre migrantes centroamericanos
Imagen: Twitter

Sin embargo, como dicen, el Diablo está en los detalles, así que habría que esperar las especificaciones de esta política del nuevo gobierno, ya que como dijimos más atrás, no quedan claras muchas cosas. Además, habría que recordarle al presidente electo que el gobierno no genera empleos, así que no puede ofrecer empleo a los migrantes, solo darles las condiciones legales para que puedan trabajar en nuestro país de manera formal y así aportar a nuestra economía y a las finanzas públicas de nuestro país a través de impuestos.

Por Pedro L. Arana, @pedro_l_arana

Por: Redacción PA.