Alumnos y profesores denuncian daños severos en instalaciones del IPN

Volver a la normalidad después del sismo no ha sido fácil para muchos: todavía hay cientos de personas damnificadas, todavía hay escuelas cerradas y vecinos a la espera de saber si su patrimonio y su hogar serán o no demolidos.

Diario aumenta la lista de escuelas que han recibido dictámenes positivos para volver a clases; también, a diario crecen las denuncias de que esas mismas escuelas aprobadas tienen daños tan graves que tanto padres como alumnos y trabajadores tienen miedo de regresar a las instalaciones.

Un grupo de estudiantes, profesores y trabajadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) contactaron con Plumas Atómicas para denunciar que en varios edificios del IPN hay daños, hay irregularidades y hay, también, la presión de las autoridades de que todo “vuelva  la normalidad”.

Grieta en Vocacional 15 del Poli

Normalidad a costa de lo que sea

Tal como ocurrió con otras instituciones educativas, el IPN había planeado regresar a clases el 25 de septiembre, una semana después del sismo, el tiempo que habían considerado suficiente para que sus propios grupos de expertos revisaran estructuras, daños y habitabilidad de las instalaciones.

Sin emabargo, en la gran mayoría de las sedes del Poli pasó otra cosa:

Por distintas cuestiones, la tan añorada (por el gobierno federal, local y autoridades del Politécnico) normalidad no llegó: desde las 7 de la mañana del 25 de septiembre se pudieron observar asambleas multitudinarias, en algunos casos de alumnos, en otros de trabajadores –a las que se sumaron padres de familia– quienes, por un lado exigíamos contar con toda la seguridad para ingresar a las instalaciones y regresar a las labores, y por el otro, alumnos pedían sensibilidad a los directivos (algo de lo que carecen) para aplazar una semana las actividades escolares y así poder seguir apoyando a la comunidad en tareas de rescate, acopio de víveres y todo lo que se requiriera

La labor de cientos (si no es que miles) de estudiantes, maestros y egresados del IPN fue vital para la revisión de daños, ayuda humanitaria y brigadeo en los cientos de edificios dañados, en las decenas de zonas afectadas.

Al mismo tiempo, conforme fueron pasando los días y las instalaciones empezaron a ser frecuentadas (y los dictámenes de seguridad y habitabilidad iban apareciendo), los daños empezaron a preocupar a muchos.

Columna afectada en biblioteca

Dictaminar sin vigencia

Lo que llamó la atención a estudiantes, maestros, trabajadores y padres de familia fue, además de los daños evidentes, que muchos de los dictámenes (al menos de cinco edificios) fueron firmados por Director Responsable de Obra cuya cédula había vencido no uno ni tres años atrás… sino hace ocho.

DRO con cédula vencida hace 8 años… ahí na’más

CECyT 10, ESIME Zacatenco, Escuela Superior de Física y Matemáticas, la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Aplicadas UPIITA y la Escuela Superior de Medicina fueron cinco edificios dictaminados por alguien que, en términos legales, no está habilitado para hacerlo.

El momento de la emergencia rebasó cualquier medida para enfrentarla: fueron necesarios cientos de personas con algún nivel de conocimiento en ingeniería o arquitectura para evaluar decenas de miles de edificios y, en la urgencia, se cometieron errores; a un mes, con la vida de miles aún en la línea, esos errores ya no pueden seguir ocurriendo.

En pos de reabrir las instalaciones del Poli, quizá, se cometieron equivocaciones o fallos que, aún hoy, siguen sin ser corregidos por las autoridades politécnicas: desde números de cédula que coinciden con los datos de la Seduvi, nombres que no empatan, zonas completas de edificios que siguen acordonadas o edificios completos clausurados (el listado de todos los daños e irregularidades, recopilado por los mismos alumnos del IPN lo puedes encontrar al final de esta nota).

Pared caída en instalación del IPN, denunciado a través de Fb

Regresar a la normalidad… ¿pero a cuál?

Los alumnos denunciaron que no hay un diálogo abierto con ninguna autoridad politécnica: ni el Director General ni la Defensoría de los Derechos Politécnicos han alzado la voz o han querido escuchar las denuncias que se han hecho por la misma seguridad de los estudiantes del IPN y del personal que ahí labora.

La técnica, como dicta el lema del IPN, tiene que estar al servicio del Estado, pero ¿quién va a estar al cuidado de los técnicos?

Edificio de gobierno de ESCA Tepepan

Anexo

Irregularidades en los dictámenes de las instalaciones del IPN y daños (recopilados por alumnos, personal docente y administrativo):

  1. CECyT 7 CUAUHTÉMOC. No coinciden los nombres del responsable y la cédula profesional no coincide tampoco del formato de inspección rápida y la base de datos de la SEDUVI CDMX.
  2. CECyT 10 CVM. El DRO, Ingeniero arquitecto Jorge García Espinosa, su registro como DRO está vencido desde el 08 de febrero de 2009. La biblioteca del plantel no está en condiciones de uso y está totalmente acordonada y prohibido el paso a sus alrededores, sin embargo la cafetería está a 3 metros de distancia, lo que es un grave peligro para la comunidad del plantel. Área de tecnologías y edificio A con daños.
  3. CECyT 12 JMMP. El DRO con número 1735 Gabriel Cuevas Yáñez, su registro está vencido desde el 07 de agosto de 2017.
  4. CECyT 15 DAE. Edificios de aulas para alumnos A y B sin condiciones de uso.
  5. ESIA Zacatenco. Quien supervisa y firma el formato es el Mario Castro Usla, pero en los registro de SEDUVI el registro número 152 de DRO, corresponde al ingeniero civil Mario Carrillo de la Rosa
  6. ESIME Ticomán. El DRO, Ingeniero arquitecto Jorge García Espinosa, su registro como DRO está vencido desde el 08 de febrero de 2009.
  7. Escuela Superior de Medicina ESM. El DRO, Ingeniero arquitecto Jorge García Espinosa, su registro como DRO está vencido desde el 08 de febrero de 2009. Edificios principales no se encuentran en condiciones de uso. Los alumnos toman clases en sedes alternas.
  8. Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía ENMyH. El día miércoles 27 de septiembre, estando en clases, caen plafones del techo del salón M19 del nuevo edificio.
  9. CIECAS. Instalaciones que no fueron hechas para utilizarse como escuela, la matrícula ha ido creciendo y están soportando mayor peso que para el que fueron hechas. Escaleras muy angostas, de un metro de ancho. Daños, grietas en el edificio.
  10. ESIME Culhuacán. Edificios 1, 2 y 3, aulas y oficinas sin condiciones de uso y comunidad con mucho miedo ya que otras áreas operarán.
  11. CICS Unidad Santo Tomás. Primer dictamen con fuertes inconsistencias; se realiza segunda revisión encontrando que se inhabilitan laboratorios 1 y 2 de CEYE; se inhabilita CAPPSI, una parte de los laboratorios de investigación y laboratorios de anatomía; se inhabilitan laboratorios de fisio 1 y 2; se acordona el 1er piso de la clínica de optometría por daños. Sin embargo y pee a todo esto, se sigue laborando.
  12. Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Aplicadas UPIITA. El DRO, Ingeniero arquitecto Jorge García Espinosa, su registro como DRO está vencido desde el 08 de febrero de 2009.
  13. CICS Unidad Milpa Alta. Sin condiciones de uso en su totalidad.
  14. ESCA Unidad Tepepan. Sin condiciones de uso tanto el edificio de gobierno como el de Aulas A, B y C, gimnasio y cafetería y con una fuerte problemática para lograr desarrollar un plan de trabajo para la reconstrucción de instalaciones y reprogramación de actividades escolares.