Amenazas, agresiones y asesinatos: las consecuencias de ser periodista en México

Ayer fue asesinado el periodista Gumaro Pérez Águilando en Veracruz, ayer mismo circuló en casi todos los medios de comunicación el informe anual de Periodistas Sin Fronteras en el que daba cuenta de 11 periodistas asesinados en México durante el 2017 de un total de 65 en todo el mundo.

Con el asesinato de Pérez Aguilando dentro de la primaria de su hijo, se iguala la cifra de Siria, 12 periodistas asesinados en México y de acuerdo a Reporteros Sin Fronteras, México es el país más peligroso que no está en guerra para las personas que se dedican al periodismo.  (Vía: Animal Político)

Reporteros Sin Fronteras destaca que debido a la presencia de cárteles del narcotráfico, la colusión entre autoridades estatales y grupos delictivos, y la corrupción hacen de los periodistas un blanco fácil de amenazas, agresiones, desapariciones y asesinatos. Además de que la mayoría de los asesinatos, como el de Javier Valdez Cárdenas, en mayo pasado, siguen impunes.

Según NYT, gobierno de EPN espía a periodistas y defensores de DDHH desde 2015

 

A nivel mundial, la organización detalla que “26 periodistas perdieron la vida cuando ejercían su labor informativa, víctimas colaterales en lugares muy peligrosos (bombardeos, atentados, etc.); 39 fueron asesinados de manera intencional, debido a su trabajo de investigación, que afectaba los intereses de las autoridades políticas, religiosas, económicas o de grupos criminales“.

La Unidad de Datos del portal de noticias Sin Embargo, detalla que en este año son al menos 14 periodistas asesinados; durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el portal lleva el registro de 56 periodistas asesinados.

Atacan con bombas molotov camioneta y casa de periodista en Guanajuato

De acuerdo a un informe del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), entre julio del 2010 y diciembre del 2016, la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión (Feadle) registró 798 denuncias de agresiones contras periodistas: sólo tres tuvieron sentencia condenatoria, es decir, el 99.7 por ciento de los delitos no fueron castigados. (Vía: Sin Embargo)