A dos días de Nochixtlán, ¿quiénes asumen la responsabilidad?

A dos días del enfrentamiento entre maestros y simpatizantes de la protesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y de grupos de la policía federal, estatal y municipal, se siguen contabilizando los daños y se intentan esclarecer las circunstancias de los sucedido. Hasta ahora las autoridades no admiten su responsabilidad

El uso de la fuerza pública se desató sobre los manifestantes que bloqueaban la carretera Oaxaca-México (como aquí te contamos).

El número de decesos se ha duplicado desde ayer, hoy algunos medios afirman que fueron 12 y no 6 personas las que perdieron la vida en la carretera de Nochixtlán debido a la represión de fuerzas armadas.

Además, hay 53 civiles heridos y 55 policías federales y estatales lesionados. Todavía se desconoce el número exacto de detenidos y el paradero de muchos de ellos. Sus familias han pedido ayuda a través de las redes sociales y de organizaciones sociales para encontrarlos.

La versión oficial dada por el Gobierno Federal es que quienes iniciaron el ataque e incitaron a la policía a responder, fueron grupos violentos y recomendó a la CNTE que se desvinculara de los mismos. No obstante, no se ha dicho nada de su posible procedencia ni de la identidad de sus miembros. En un comunicado publicado ayer afirman:

“El Gobierno de la República y el Gobierno del estado de Oaxaca continuarán actuando en plena coordinación para garantizar el Estado de Derecho y brindarán toda la asistencia y atenciones necesarias a las víctimas y las familias afectadas” (Vía Gobierno de la República)

Mientras que testigos oculares del evento afirmaron en entrevista con la emisora de radio Regeneración, que cuando la Policía Federal (PF) llegó a romper la barricada conformada por maestros, niños y ciudadanos que apoyaban el movimiento,  lo hizo usando gas lacrimógeno, balas de goma y armas de fuego sobre los civiles.

Gabino Cué

Los medios ciudadanos y los oficiales se contradicen. Recordemos que la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) declaró el mismo domingo en un comunicado que los miembros de la Policía Federal no estaban armados. Horas después, en una conferencia de prensa en la que participaron Gabino Cué y el Comisionado de la Policía Federal , Enrique Galindo, reconocieron que sí se habían enviado grupos armados a apagar la revuelta.

Ayer por la noche, el mismo Galindo, aseguró que la PF sí llevaba armas de cargo pero “muy al final del evento, cuando se nos informó que había civiles armados disparando. Ya no se trata de un desalojo sino de desactivar la violencia” (Vía La Jornada)

El pronunciamiento de los políticos llegó tarde; Gabino Cué —gobernador de Oaxaca— reconoció que él solicitó la presencia de la policía federal para disipar el bloqueo de la autopista. Ya que, según afirmó, “grupos radicales y organizaciones sociales escalaron sus protestas, afectando la paz pública, el orden social y la dinámica económica” (Vía Reuters)

Por su parte, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, tardó más de 24 horas en pronunciarse. Lamentó públicamente la pérdida de vidas humanas y afirmó que la PGR intervendrá en la investigación de los hechos para castigar al responsable. Aún así, su postura ante la violencia desatada contra los maestros resulta ambigua y poco informativa:

La ciudadanía ha manifestado su descontento y su indignación ante la represión y el uso indiscriminado de la fuerza pública. En CDMX se convocó a una marcha en apoyo a la resistencia magisterial.

Comunidades artísticas, periodísticas y de otros grupos ciudadanos se pronunciaron ante la violencia de Estado y exigieron a las autoridades el cese de los ataques a maestros. A través de una carta difundida en redes sociales, los internautas expresaron:

“Una Reforma Educativa debe ser un pretexto para la discusión de ideas, no un pretexto para reprimir y acabar con los opositores, mediante el uso desmedido de la fuerza pública y llenar las cárceles de inconformes”

El pintor Francisco Toledo exige el alto a la criminalización de maestros

Las víctimas, según el politólogo de la UNAM, Gibrán Ramírez Reyes son en su mayoría hombres de 23 a 28 años sin ninguna relación con el Sindicato. Estos son los nombres de las personas que perdieron la vida:

Yalid Jiménez Santiago, padre de familia de 29 años, pasaba por el lugar del enfrentamiento en una camioneta cuando la policía le comenzó a disparar.

Andrés Aguilar Sanabria de 23 años de edad era maestros de educación indígena.

Antonio Pérez García, estudiante de secundaria.

Óscar Nicolás Santiago

Anselmo Cruz Aquino

Jesús Sánchez Cadena

Hoy la CNTE anunció que sostendrá una reunión con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aunque la Segob no ha confirmado nada pero Osorio Chong dijo que está abierto al diálogo. La CNTE reiteró su disposición a llegar a un acuerdo con las instituciones. En un comunicado la Coordinadora especificó que el encuentro tendrá lugar en CDMX y que estará presente la Comisión Nacional de Mediación (CONAMED) para garantizar el respeto a los derechos humanos de las partes negociantes.

Sorprende el silencio del Secretario de Educación, Aurelio Nuño, que, siendo el principal impulsor de la Reforma Educativa, no ha hecho ninguna declaración. En el momento de redacción de esta nota, Nuño acaba de dar una conferencia de prensa.