Durante el sexenio de EPN, el poder adquisitivo se ha reducido 11 %

Un reporte sobre el salario mínimo, la inflación y los precios de productos básicos publicado por el Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM muestran que el poder adquisitivo de los mexicanos se ha reducido 11.1 % en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, es decir, del 2013 al 2016.

Según el registro de precios de finales de 2016 (cuando el salario mínimo era de 73.04 pesos), la Canasta Alimenticia Recomendable (que contempla alimentos para una familia de hasta dos adultos y dos menores) tenía un costo acumulado de 218 pesos por día, lo que significa que un trabajador que gana el salario mínimo sólo podía comprar un 33 % de los alimentos básicos necesarios para vivir.

Tres años antes, cuando Peña Nieto tomó el poder, el salario mínimo era de 64.76 pesos y la Canasta tenía un precio de 171.86 pesos.

Si bien hubo un aumento del 12.8 % del salario mínimo, dado que los precios se incrementaron en  un 26.9 % debido a la inflación, a los trabajadores les alcanza para comprar menos.

Desde 1987, el salario mínimo se ha incrementado hasta 1,129 %. Pero debido a la inflación (al incremento en los precios de los productos y bienes), el poder adquisitivo ha ido a la baja.

En treinta años, la Canasta Alimenticia subió su costo 5, 420 %. Hoy cuesta 58 veces más de lo que costaba hace tres décadas. Además, en 1987 se requerían de 4 horas con 53 minutos de trabajo para comprar la Canasta, mientras que hoy se requieren de 23 horas 53 minutos de trabajo.

Recordemos que el salario mínimo es una cifra reguladora que busca que los trabajadores tengan al menos lo mínimo indispensable para vivir dignamente:

“Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos.” (Vía: Constitución Política de México)

Según el estudio del CAM, esto constituye un perjuicio cotidiano en las mesas de las familias trabajadoras:

“De los 52 millones de personas que son el total de la Población Ocupada en México, al menos el 69.3%, es decir, 36 millones de personas tienen ingresos menores a lo que la Constitución señala que debería ser el salario mínimo.”