10 países concentran a la mitad de los refugiados del mundo: AI

Un reporte elaborado por Amnistía Internacional determinó que 10 países han recibido a la mitad de los refugiados del mundo.

Aunque estos 10 países conforman sólo el 2.5 de la economía global, han recibido a 12 millones de los 21 millones de refugiados, lo que representa el 56 % del total. Todos se encuentran en el Medio Oriente, África y el sur de Asia. Además, el reporte detalló que 86% de los refugiados fueron recibidos en países con ingresos medios y bajos.

Amnistía Internacional asegura que esto es insostenible, pues los países que reciben refugiados no pueden asegurar su calidad de vida ni los servicios básicos. Por ello, muchos de los refugiados que lograron ser recibidos por uno de estos 10 países buscan huir a otros poniendo de nuevo sus vidas en riesgo.

Para la organización, si todos los países asumieran su responsabilidad de recibir a aquellos que tienen que huir de sus países de origen, ningún país receptor se vería rebasado. Además, añade que los criterios para recibir refugiados deberían estar basados en la capacidad económica y recursos de los países.

Sin embargo, esto no ocurre así: por ejemplo, Reino Unido ha recibido tan solo 8 mil sirios desde 2011, mientras que Jordania, con una población 10 veces más pequeña y con un PIB equivalente al 1.2% del de Reino Unido, recibió 655 mil refugiados. Australia recibió 58 mil refugiados, mientras que Etiopía 740 mil.

Los países que más refugiados han recibido son los siguientes: Jordania (2.7 millones), Turquía (2.5 millones), Pakistán (1.6 millones), Líbano (1.5 millones), Irán (979 mil), Etiopía (736 mil), Kenya (553 mil), Chad (369 mil), Uganda (477 mil), República Democrática del Congo (383 mil). 

Amnistía Internacional define a un refugiado como la persona que no puede regresar a su país de origen porque ahí corre un riesgo serio de padecer abusos a sus derechos humanos o corre riesgo por ser quien es o por sus creencias. Así como porque su propio gobierno no puede no no quiere protegerlos, por lo que se ven forzados a escapar y buscar protección internacional.