A primer matrimonio igualitario de Zacatecas le pedían ‘pruebas’ de que son gay

Rodolfo Eduardo Flores Nava y Francisco Domínguez Galindo conforman el primer matrimonio igualitario de Zacatecas. Su casamiento se celebró hace dos años, para el que necesitaron un amparo pues tanto autoridades gubernamentales como miembros de la iglesia se opusieron a su decisión.

Su registro como matrimonio se entorpeció, principalmente, por las rencillas que tuvieron con el juez del registro civil Rafael Pedroza Hornedo. Este les dedicó las siguientes palabras cuando intentaron, por primera vez, casarse:

“No los puedo casar, porque a una unión de dos hombres no se le puede llamar matrimonio

Sin embargo, esto no fue lo más ridículo de su travesía para, simplemente, poder casarse. Una diputada local, quien también se oponía a su decisión, les pidió pruebas de ser homosexuales para entender que sus intenciones de bodas no eran falsas… o simplemente porque para chingar siempre hay mucha imaginación.

A pesar de todos los inconvenientes, pudieron celebrar su boda y pudieron ser la primera pareja LGBT en casarse dentro de Zacatecas. Pudieron cambiar de juez en el registro civil, dejando de lado a Pedroza, quien claramente no iba a dejar que se cumpliera el amparo que ganaron.

Ahora, dos años después, no han dejado de experimentar discriminación y homofobia. Ahora ya no ha sido solo por parte de las autoridades del Estado, sino también de organizaciones religiosas que, claro, no conciben la idea de que alguien pueda casarse con quien se le de la gana si no es en sus términos y condiciones.

Ante esto, planean entregar una carta al Papa Francisco con la que den constancia de lo que ha ocurrido, pidiendo se pronuncie al respecto y pidiendo porque desde el presbiterado se adopte un discurso incluyente y que también se le inculque el respeto a los derechos y a la diversidad a los feligreses.

La experiencia de Eduardo y Francisco es una muestra más de la discriminación y la homofobia institucional con la que tienen que lidiar los integrantes de la comunidad LGBT.

Es importante entender que, a pesar de las legislaciones existentes, el derecho a la familia es parte de los derechos humanos universales, que son inalienables y deben ser procurados y respetados por cualquier instancia de gobierno.

Formar una familia no representa simplemente el modelo heterosexual al que se adhieren muchos grupos como el Frente Nacional por la Familia, es una construcción social que puede ser representada y experimentada de muchas maneras.

Con información de El Universal

Por: Redacción PA.