Entra en efecto ley que condena a lapidación a homosexuales en Brunei

Desde hoy, en Brunei habrá penas capitales por delitos... que no deberían de serlo

Desde hoy en este país la homosexualidad se castiga con la muerte. Y no cualquier muerte, sino con la muerte por lapidación.

 

A partir del 3 de abril, se podrá castigar con flagelos, lapidaciones y mutilación delitos que, en su mayoría, no lo son en ningún código penal: blasfemia, apostasía y sexo lésbico son, ahora, delitos en Brunei.

Este país del sureste asiático ha sido gobernado por un Sultán, Hassanal Bolkiah los últimos 51 años. Él reúne en sí mismo toda la autoridad política y religiosa del pequeño país asiático de poco menos de medio millón de habitantes.

Con una población mayoritariamente musulmana, de alrededor del 70%, Brunei nunca ha tenido grupos radicales o conservadores activos políticamente, por lo que muchos analistas consideran que, más bien, estos cambios draconianos son obra exclusiva del sultán.

Desde el 2013, el sultanato de Brunei realizó cambios en su Código Penal que serían introducidos gradualmente los siguientes dos años. Ese esfuerzo se detuvo, luego de que se realizaron múltiples boicots a la red empresarial del sultán, regada por todo el mundo.

Esta vez, a pesar de la amenaza de boicot y el repudio internacional, Bolkiah confirmó que la ley Sharia sería ejecutada en toda su extensión, lo que haría a Brunei el primer país que aplique una ley así a nivel nacional.

Una mano por robar, una cabeza por dudar del Islam, flagelos por abortar. Lapidaciones por ser homosexual… Estas son las leyes de un país en pleno 2019.