Conapred se pronuncia contra terapias para ‘corregir’ la homosexualidad

El 17 de mayo de cada año es el Día Internacional contra las Fobias LGBTTTI: homofobia, bifobia, transfobia y todas esas ‘fobias’ que afectan, básicamente, a todas aquellas personas que aún son discriminadas por su orientación sexual o identidad de género.

Aunque se han logrado grandes avances en materia de derechos para la comunidad LGBTTTI, aún prevalecen ideas falsas a su alrededor. Por ejemplo, que la homosexualidad es una enfermedad ‘curable’ a través de las terapias de conversión.

Es difícil pensar que, durante gran parte del siglo XX, se desarrollaron procedimientos para tratar la homosexualidad o la transexualidad. Los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG) siguen vivos a estas alturas, a pesar de que representan una violación a los derechos humanos y suelen implicar tortura física o psicológica.

En un pronunciamiento firmado por Conapred, Copred y YAAJ México, las organizaciones señalan que los ECOSIG se ejecutan, por lo regular, “a través de tratamientos hormonales, esterilizaciones, cirugías y evaluaciones psiquiátricas de manera forzada o coercitivas, violencia y acoso con base en su identidad de género y orientación sexual, amenazas, patologización de sus identidades, abuso verbal sistemático y humillación”.

Conapred se pronuncia contra terapias para 'corregir' la homosexualidad

Esos abusos, a su vez, pueden representar tratos inhumanos, degradantes y tortura. Así que, incluso aquellas organizaciones, en su mayoría religiosas, que defienden las terapias de conversión cuando se tiene el consentimiento de la persona que las recibirá, no toman en cuenta que dicho consentimiento puede implicar coerción: muchas veces se acepta ante la presión de una sociedad que condena sistemáticamente la diversidad sexual.

“Las instituciones firmantes se unen en una sola voz para denunciar los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (ECOSIG) como prácticas fraudulentas que atentan contra la dignidad, salud física, emocional y desarrollo libre de la personalidad, libre de violencia y discriminación de las personas de la diversidad sexual y de género no normativa”.

Las organizaciones concluyen que solo a través de la inclusión de la diversidad sexual y de género en todos los espacios se crearán ciudades donde la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad sean respetados. Porque, cuando hablamos de diversidad sexual, se trata de aceptación y no de corrección.

Por: Redacción PA.